Skip to main content
Conociendoa

Adiós y gracias Miesha Tate

 

El pasado UFC 205 dejó entre todas las cifras históricas y récords, también el retiro de la ex campeona Miesha Tate de las MMA.
A sus 30 años, fueron 25 peleas las que tuvo Miesha Tate desde el 2007 cuando debutó ganando por decisión.

Campeona peso gallo del UFC y de Strikeforce, Tate logró ambas victorias por sumisión, una de sus fortalezas más grandes, tanto así que por ejemplo pudo vencer en el piso a la medallista olímpica Sara McMann y escapar en un par de ocasiones del armbar de Ronda Rousey.

Rousey terminó venciéndola en UFC 168, pero eso fue solo una muestra del espíritu de Tate, pues ¿qué hizo? Se levantó, entrenó más duro, ganó cuatro peleas seguidas y consiguió una oportunidad más al título del UFC.

Ello la llevó a pelear y cometer a Holly Holm en el quinto round de su pelea en UFC 196, en una pelea que en las tarjetas quizá iba perdiendo, y solo con corazón y deseo pudo derribar a Holm para tomar su espalda y rendirla.

Tate fue sobre todo reconocida y admirada por ese gran corazón que siempre demostró, incansable y guerrera, no se daba por vencida nunca dentro del Octágono, su popularidad era tal que sus dos últimas participaciones fueron en los dos eventos más importantes del UFC, UFC 200 y UFC 205.

Desde la escuela Tate se inclinó por la lucha, y acostumbrada a socializar con chicos, pronto se vio entrenando con hombres. De ahí descubrió el jiu jitsu y luego las MMA.

El romance fue inmediato. Consiguió un récord amateur de 5-1 antes de pasar a profesional.

Su popularidad creció en Strikeforce, donde ganó el título e inició su rivalidad con Ronda Rousey.

Tate apareció desnuda en la revista ESPN Body Issue y fue una de tantas publicaciones en las que mostró su carisma y belleza. Nunca escondió su feminidad y ello le dio también el respeto de muchos fans y de otros peleadores.

Siempre estuvo ahí para los fans, en diferentes actividades sociales y dispuesta a pasar el tiempo necesario para firmar sus autógrafos y tomarse fotos.
 
En el gimnasio siempre ha compartido enseñanzas y consejos, compartiendo su experiencia y conocimiento con peleadores más jóvenes.

“Cupcake” será recordada justamente como una de las mejores peleadoras en la historia, y una histórica del UFC. Gracias Miesha, gracias.