Skip to main content

Amanda Nunes: La Construcción de una Leyenda

Hoy vemos a Amanda Nunes como una leyenda viviente del UFC. Una tremenda fuerza que tomó con todo al MMA femenil para asegurar su lugar en cualquier lista de los mejores peleadores en la historia del deporte.

Pero no siempre fue así.

La transformación llegó tras su única derrota en el UFC ante Cat Zingano en septiembre de 2014. Nunes cambió de gimnasio a American Top Team y en seis años la unión ha dado 10 victorias en fila, las últimas 7 victorias siendo de campeonato. 

En el camino ha vencido a seis antiguas o actuales campeonas del UFC, una cifra y alineación con una dificultad inigualable: Germaine de Randamie y Valentina Shevchenko en dos ocasiones a cada una, Miesha Tate, Ronda Rousey, Cris Cyborg y Holly Holm.

Es decir, ha vencido a todas las campeonas gallo, todas las campeonas pluma y a una de dos campeonas mosca en la historia del UFC. 

El poder de Nunes ha sido un camino importante para ella. Siempre ha estado ahí pero había que afinarlo, refinarlo y que no fuera una carga o causara cansancio. 

La prueba se vio la noche que se coronó en el evento estelar de UFC 200 ante Miesha Tate, donde fue paciente, esperó su ventana de ataque y sacudió a la entonces monarca para después tomar la espalda y someterla. 

Pero no es solo su poder el que cambia las peleas, es todo su movimiento. Siempre suelta en el cuerpo, sin amarrarse, moviendo la cabeza, cuando llega el poder ya sea en la tremenda derecha o en las patadas, no hay una señal previa que la oponente detecte pero que también ayuda a integrar su grappling. 

Esto la ayudo en las dos peleas más complicadas de este grupo, ambas ante Valentina Shevchenko. Al enfrentar a una zurda, contragolpeadora, precisa y con gran condición física, la precisión tenía que ir al máximo durante los ocho rounds en los que se midieron. 

Ante Germaine de Randamie, una increíble striker con bases de Muay Thai y gran fuerza en el clinch su gran trabajo de derribos y ground and pound fueron claves, llevando a la holandesa al piso en los cinco asaltos de su más reciente encuentro.

Social Post

La soltura de los golpes, relajados, usando todo el cuerpo y la longitud de sus brazos hacen que todo el poder se transmita a los puños y piernas. 

Fue así como finalizó sus tres más grandes victorias. 

A la incómoda zurda Holly Holm la buscó con golpes de poder, técnica clásica en guardias encontradas, hasta incomodarla y medir una tremenda patada derecha cuando Holm estaba a medio movimiento, que la dejó helada en la lona. 

Social Post

A las dos grandes leyendas, a las dos grandes intocables - Ronda Rousey y Cris Cyborg - las noqueó en menos de un minuto de acción. Su increíble recto de derecha sellando las dos victoria clave. 

Rousey no tuvo oportunidad ante el poder, Cyborg se dejó llevar en el calor de la batalla y Nunes simplemente tuvo la mejor precisión y poder esa noche.

Una mezcla de técnica, garra y poder que dejó tendidas a sus rivales y a Nunes como la mejor peleadora en la historia del MMA femenil. 

Ahora, este 6 de junio ante la as de las sumisiones, la ex campeona pluma de Invicta FC, Felicia Spencer, buscando vencer una campeona más en su historial.

En UFC 250, Amanda Nunes buscará lo que solo Daniel Cormier y Henry Cejudo han logrado: No solo tener dos cinturones de manera simultánea en el UFC, sino también defender cada uno. ¿Podrá hacerlo?