Skip to main content

¿BJ Penn es el próximo?

Por Emiliano Cándido - En la pelea estelar del Fight Night disputado anoche, Gray Maynard venció por decisión dividida a Nate Díaz y se tomó revancha de su eliminación en las semifinales de The Ultimate Fighter 5, a manos de este peleador. En otro resultado importante, Evan Dunham mantuvo su invicto tras someter al mexicano Efraín Escudero, quien perdió por primera vez en sus catorce apariciones como profesional.

Por Emiliano Cándido

En la pelea estelar del Fight Night disputado anoche, Gray Maynard venció por decisión dividida a Nate Díaz y se tomó revancha de su eliminación en las semifinales de The Ultimate Fighter 5, a manos de este peleador. En otro resultado importante, Evan Dunham mantuvo su invicto tras someter al mexicano Efraín Escudero, quien perdió por primera vez en sus catorce apariciones como profesional.

Todo estaba dado para ver la clásica pelea de estilos. Un wrestler contra un grappler suelen darnos grandes movimientos en el suelo, con uno lanzando golpes desde la guardia y el otro moviéndose velozmente para conseguir alguna palanca. Esto se esperaba en el enfrentamiento de Maynard y Díaz, pero sucedió todo lo contrario.

Al conocer las virtudes del rival, ambos decidieron mantenerse de pie y regalaron un combate muy cerrado que se definió por pequeños detalles.

Maynard (10-0, 1 NC) supo trabajar muy bien con su boxeo, evitando el largo alcance de su rival con fintas estupendas. Cuando conseguía que quede “desarmado” conectaba algunos buenos golpes que mantenían a Nate lejos y preocupado por los contraataques.

La postura de Díaz (11-5) fue siempre ofensiva y en procura de ir a buscar el nocaut. Tras dos primeros rounds que se le fueron por muy poco, tomó las riendas del tercero y llevó a Gray hasta límites que ningún otro antes en UFC había conseguido.

Tras 15 minutos de intercambios constantes en los que no se vislumbraba un claro vencedor, la decisión fue para los jurados. Como todos los que pudieron seguir las acciones, la pelea se hizo complicada para determinar un ganador. Tal es así que los tres fallaron el combate de forma distinta. Pero dos de ellos vieron ganador a Maynard, por lo que mantuvo su invicto y se llevó un triunfo muy valioso.

En el choque de imbatidos de la velada, Evan Dunham supo escapar a un comienzo muy complicado y terminó sometiendo al mexicano Efraín Escudero en el tercer round de un combate muy entretenido.

Escudero (13-1) conectó los mejores golpes en el primer round. Una combinación de rodillas y buenos directos, dejaron en el piso a su rival. Pero el estadounidense rápidamente recuperó la compostura para no correr más peligro en una posición que sí lo ameritaba.

Ya en el segundo asalto, Dunham (10-0) salió decidido a ver qué tan bueno era su oponente con la espalda en el piso. Lo derribó y comenzó a atacarlo, en un momento le ganó la espalda y estuvo muy cerca de conseguir el estrangulamiento.

Bajo la misma tónica siguió el tercer round. Allí Evan realizó una espectacular transición que lo dejó de cara a conseguir una llave de brazo. Cuando consiguió aplicarla, Efraín no se quería rendir y lo pensó dos veces. Grave error. Terminó sometido al minuto y 59 segundos y, quizás, haya sufrido una dislocación de codo o fractura de brazo.

En lo que fue la mejor pelea de la noche y una enorme demostración de actitud por parte de los dos peleadores, Aaron Simpson se impuso a Tom Lawlor por decisión dividida.

El primer round fue todo de Lawlor (6-2, 1 NC). Un concierto de jabs, directos y uppercuts pusieron en graves problemas a su rival a lo largo de los 5 minutos. A Tom le faltó el golpe de gracia y vaya que después iba a sufrirlo.

Simpson (7-0) resurgió de las cenizas cuan ave Fénix y fue al choque durante todo el combate. Con un estupendo wrestling y un posicionamiento estupendo poco a poco volcó las acciones a su favor. Gracias a eso, dos jueces lo vieron vencedor por lo que se hizo con un triunfo impensado luego de lo acontecido en el primer asalto.

La primera pelea televisada de la noche por Spike TV vio ganador al “casi local” Amir Sadollah por decisión unánime ante el siempre peligroso Brad Blackburn.

Sadollah (4-1) dio una verdadera clínica de Muay Thai y, a base de patadas frontales, rodillazos y patadas al cuerpo se hizo con un triunfo que era muy complicado en la previa.

Blackburn (15-10-1, 1 NC) se vio sorprendido por las variantes que presentaba Amir en su estilo y casi cae noqueado dos veces (en el primer y tercer round respectivamente) pero supo escapar de esa complicada situación. Lo que no pudo hacer fue escapar de las tarjetas del jurado que lo vio vencedor en forma unánime al ganador de TUF 7.

En las preliminares, Chris Leben regresó al triunfo tras mucho tiempo con una decisión unánime frente a Jay Silva.

Leben (19-6) dijo que estaba peleando nuevamente por su trabajo, y parece que cuando la soga llega al cuello brinda lo mejor de sí. Primero fue hace un par de años frente a Terry Martin y ahora el derrotado de turno fue Jay Silva (5-3) que poco pudo hacer frente al énfasis de su rival.

En una pelea reglada bajo la división de los pesos welter, Rick Story derrotó por decisión mayoritaria a Jesse Lennox.

Ambos peleadores dieron todo, pero Story (9-3) fue superior en varios pasajes del combate por lo que salió con su mano en alto. Para Lennox (15-2) es la primera caída en UFC.

Un empate no es de todos los días, pero ocurrió nuevamente tras el de Caol Uno vs. Fabricio Camoes. En este caso, otro brasileño fue partícipe: Thiago Tavares, que no pudo deshacerse de Nik Lentz.

Tavares (18-3-1) manejó las acciones durante los primeros dos asaltos y todo parecía que era a su favor. Pero un golpe bajo provocó que se le descuente un punto. Al ver que podía, al menos, conseguir un empate Lentz (19-3-2) salió con todo a finalizar el round. Dos de los jueces valoraron ese esfuerzo y, tras sacarle el punto a Thiago, declararon empate.

En lo que quizás haya sido el debut de una futura estrella, el joven canadiense de 20 años, Rory MacDonald venció por sumisión a Mike Guymon.

MacDonald (10-0) sabía que los beneficios los encontraría yendo al piso y lo pudo hacer con facilidad. Allí Guymon (12-3-1) no se movió cómodo y Rory consiguió la palanca de brazo cuando iban 4:27 de la primera vuelta. Vale destacar que esta fue la única pelea que finalizó antes del tercer asalto.

Poco a poco Rafael Dos Anjos (13-4) se va adaptando al duro nivel de los livianos en UFC. Su segunda víctima consecutiva fue Kyle Bradley (14-7, 1 NC) que no pudo hacer mucho antes las variantes ofensivas del brasileño.

En un interesante debut Gerald Harris (14-2) venció por nocaut técnico a John Salter (4-1) a los 3:24 del tercer round, haciendo gala de su excelente golpeo en el piso.

La primera pelea de la noche vio ganador por decisión dividida a Nick Catone (7-2) sobre Jesse Forbes (13-5), luego de 15 minutos de un atractivo encuentro.

Ahora que ya ha conseguido su séptima victoria consecutiva en UFC, Gray Maynard parece estar listo para medirse con BJ Penn. Pero se asoma en la puerta Frankie Edgar, quien también busca esa posibilidad. La diferencia es grande a favor de Gray ya que ganó el enfrentamiento que tuvieron hace un tiempo.

Sin hablar de implicancias titulares, Evan Dunham cada vez sorprende más y se hizo con su tercer triunfo al hilo en UFC por lo que puede ir aspirando a más. Otro que consiguió ese número es Aaron Simpson, pero tendrá que comenzar a patear un poco más si quiere desestabilizar a sus rivales.

Y si de patear se trata, Amir Sadollah demostró que es uno de los mejores practicantes de Muay Thai de las 170 lbs. Con la postura tradicional del deporte tailandés está derrotando a todos los que se le ponen adelante.

Una entretenida noche de combates que brinda la posibilidad de soñar al futuro. Si el año comenzó así… ¿Qué quedará para más tarde?