Skip to main content

Brendan Schaub, a un paso del sueño

Muchos peleadores ingresan a UFC con lo que significa el empuje que les brinda un reality show como The Ultimate Fighter. En su décima temporada albergó a competidores de peso pesado. Entre ellos está Brendan Schaub que, a fuerza de grandes victorias se hizo un lugar en la final que se disputará el próximo sábado, ¿Su rival? El favorito del comienzo: Roy Nelson.

Muchos peleadores ingresan a UFC con lo que significa el empuje que les brinda un reality show como The Ultimate Fighter. En su décima temporada albergó a competidores de peso pesado. Entre ellos está Brendan Schaub que, a fuerza de grandes victorias se hizo un lugar en la final que se disputará el próximo sábado, ¿Su rival? El favorito del comienzo: Roy Nelson.

Con sólo 26 años, Schaub, tiene un record invicto de cuatro triunfos en igual cantidad de presentaciones. A éste no se le suman las tres veces que salió ganador en TUF pero sí son una gran experiencia.

Brendan fue seleccionado por el equipo que dirigió Rashad Evans. Su primer rival fue Demico Rogers y terminó sometido a mediados del primer round con un excelente estrangulamiento Anaconda. El segundo fue Jon Madsen, su suerte fue perder por nocaut técnico en la segunda vuelta. Pero la obra maestra de Schaub fue noquear en las semifinales al gigante Marcus Jones.

Con lo poco que se pudo ver está claro que este competidor oriundo de Aurora, Colorado, tiene algunos problemas para defender los derribos. Sin embargo tiene llamativa facilidad para sacarse a estos grandotes de encima cuando se encuentra en el piso. Con rápidos movimientos de cadera los desbalancea con facilidad y vuelve a intercambiar golpes.

De pie y en el “toma y dame” está su mejor opción para ganar combates. Tiene la mano pesada y muchos reflejos para esquivar los golpes. En todos los ataques se abre camino con su jab zurdo y termina despachando un furibundo derechazo que, si impacta en su rival, lo deja dormido en el piso.

El sábado 5 de diciembre estelarizará la cartelera de la final de TUF 10 frente al oponente más complicado de su carrera: Roy Nelson, un grappler de gran tamaño que le puede traer muchos problemas.

“Roy Nelson y yo nos hicimos muy buenos amigos dentro de la casa. Él es un buen muchacho. Es un veterano con muchas batallas en este deporte y es un gran desafío tener que enfrentarlo en la final de Ultimate Fighter”, comenta acerca de la relación que lo une a su ex compañero de equipo.

“No puede haber una mejor manera de ganar el show que frente a él. Sería una buena forma de comenzar haciendo mucho ruido en la división de los pesados”, dice con respecto a la ilusión que le genera coronarse campeón de este show.

A la hora de ser seleccionado para TUF explica las sensaciones que le generó esta designación no sólo como experiencia personal sino también como algo en el aspecto personal.

“The Ultimate Fighter fue la mejor experiencia y la oportunidad más grande de mi vida. Fue muy importante para mí y todavía no puedo creer que tuve la posibilidad de entrar en ese show”, relata.

Aunque también muestra la confianza que se tenía al principio. “Yo sabía que podía llegar lejos en las artes marciales mixtas, pero una vez que estuve allí me di cuenta que era un poco diferente a los otros 15 participantes. En ese momento terminé de reaccionar: puedo hacer algo de mi vida peleando”, afirma.

A lo largo del desarrollo del programa televisivo demostró ser muy versátil, de pie o en el piso se siente muy cómodo y, por el momento, está buscando sumar horas de combate.

“Considero que soy un peleador que se mueve muy bien en cualquier lugar y lo que más necesito para mejorar es obtener mucha más experiencia en peleas oficiales dentro del octágono.  Al tener más tiempo de preparación y más peleas como profesional podré usar todas mis habilidades y ver para que estoy entrenado y en qué punto me estoy equivocando”, revela.

Si bien es joven y puede apuntar alto en UFC, intentará afirmarse en una división muy complicada. Hoy en día su meta no se basa en resultados sino que tiene el ojo puesto en la calidad de peleas que pueda presentar.

“Por ahora no me planteo una meta con triunfos o cinturones. Mi propósito es ser el peleador más emocionante de los pesos pesados, con ello podré transformarme en campeón mundial cuando menos lo espere” confirma con sinceridad.

A la hora de hablar de su categoría, demuestra que conoce la evolución del deporte y sabes en dónde está parado.

“Creo que la categoría de los pesados se está volviendo muy completa e interesante y dentro de poco se transformará en la mejor. Los peleadores se han vuelto más atléticos y emocionantes. Los días de los pesados gordos y lentos ya se acabaron”, afirma.

Y se dedica a dar nombres de esos exponentes: “gente como Junior Dos Santos, Caín Velásquez demostraron que son el futuro de la empresa y yo quiere estar con ellos en ese grupo”.

También le ofrece un agradecimiento a sus seguidores. “Son los mejores del mundo. El apoyo que he recibido en el último tiempo es impresionante. Los fanáticos piden que siempre te entregues al ciento por ciento y que dejes el corazón allí”.

Y cierra “Soy uno de los peleadores que más duro trabajan en este deporte y es por eso que siempre subo cada vez más mi nivel. Espero que los seguidores me entiendan y me apoyen, ¡muchas gracias!”

Los pesos pesados están construyendo su futuro y Brendan Schaub quiere estar ahí. Para eso tendrá que imponerse en la final de TUF ante Roy Nelson en una pelea que promete ser muy interesante.

Si evita ser llevado al piso puede tener muchas posibilidades de conectar uno de esos bombazos teledirigidos a los que él suele llamar golpes. El tiempo que queda es muy poco. Será su primera presentación en un evento tan grande y quizás los nervios lo aten y no le permitan desplegar su máximo potencial.

Él espera que eso no suceda, sus ansias serán saciadas luego del primer intercambio. Pero en ese mismo momento puede salir ganador, un simple golpe de Schaub puede noquear a cualquiera y quiere que Roy Nelson sea su próxima víctima.