Skip to main content

Desde el Octágono - Aaron Simpson, cada vez más estelar

 

“Si están buscando tener una carrera como peleador de artes marciales mixtas y llegar al nivel más alto de UFC solamente puedo recomendarles una cosa… ¡Trabajen duro! Encuentren un buen equipo que los ayude a correr constantemente sus límites, dedíquense mucho a esto y aprendan en todos los aspectos. Pero, por sobre todas las cosas, miren siempre hacia adelante

 

Desde el octágono

Por Emiliano Cándido
Aaron Simpson, cada vez más estelar

Hace poco hizo su entrada triunfal en UFC cuando se adquirieron las mayores divisiones de WEC. Manteniendo su invicto con combates más convincentes y espectaculares, Aaron Simpson quiere ir paso a paso en los medianos y, sin hacer mucho ruido, colocarse entre los mejores de la categoría.

Tim McKenzie y Ed Herman fueron sus primeras víctimas en UFC. Pero su momento más complicado llegó en enero de este año cuando se enfrentó contra Tom Lawlor. En los papeles era claro favorito, pero nadie contaba con la presentación que hizo su rival y, apenas, pudo ganarle por decisión dividida tras escapar al asalto más duro de su carrera en el que varias veces estuvo a punto de caer noqueado.

Esas guerras de tres asaltos que pocas veces se olvidan sirven de gran experiencia para aquellos que se encuentran en la batalla. Para Aaron Simpson no fue distinto por lo que recuerda ese combate con especial atención.

“Mi combate frente a Tom Lawlor fue muy bueno en cuanto a que me dejó la sensación de haber aprendido un montón sobre mí como peleador. La estrategia era mantenerme de pie y vencerlo allí, porque creíamos que yo era mejor en esa faceta. Él mostró algo diferente y llegó muy bien preparado. Me conectó golpes muy duros de lleno y me obligó a retroceder”, recuerda sobre el inicio.

Y luego continúa detallando lo sucedido cuando llegó a su esquina y vio que la pelea iba por los carriles equivocados: “En ese momento tuve que recurrir a mi plan ‘B’. Retomé mis orígenes en la lucha y decidí trabarle la pelea contra las rejas y llevarlo al piso para conseguir la victoria. Le estoy agradecido por haberme planteado un combate tan duro, sin lugar a dudas me servirá mucho en el futuro”, reconoce orgulloso del triunfo.

La próxima presentación de Simpson en el octágono será este sábado en la final de The Ultimate Fighter 11 cuando se mida con uno de los peleadores que más experiencia cosechó en los últimos años en UFC: Chris Leben.

“Mi próxima pelea contra Chris Leben es una oportunidad verdaderamente importante para mí. Leben es, por mucho, el peleador de mayor nombre con el cual he tenido la posibilidad de enfrentarme. Él ya se ha rozado con los mejores pesos medios que hay en UFC (Anderson Silva, Alessio Sakara, por ejemplo) y eso lo hace alguien muy peligroso”, comenta.

Pero eso no hace que vea la pelea como algo imposible: “Estoy muy emocionado por tener la posibilidad de pelear con alguien de su calibre. Estoy entrenando muy duro y les puedo asegurar que haré todo lo que esté a mi alcance para mantenerme invicto y continuar mejorando”.

CB Dollaway,Jesse Forbes y Ryan Bader son algunos de los muchos peleadores con quienes tiene la posibilidad de entrenar y de perfeccionar día a día su estilo de combate ya que, según su autocrítica, le falta mucho para llegar a su techo.

“Necesitó mejorar en todas las áreas. Mi forma física me ayudó muchas veces en varias situaciones, pero necesito usar más movimientos y ser más rápido. Seguramente que mejoraré a la hora de los intercambios de golpes y de las sumisiones. Pero todo llegará a su tiempo, es un largo proceso”, relata ilusionado.

Todos los peleadores suelen hablar de metas muy altas y, muchos, se quedan en un simple pensamiento. Aaron Simpson muestra que tiene los pies sobre la tierra y que, si bien es ambicioso, todo ocurrirá en su debido momento.

“Mi objetivo principal es mantenerme invicto, eso me dará una oportunidad tras otra. Si logro eso algún día podré llegar a ser el campeón mediano de UFC que es mi meta a largo plazo”, dice ilusionado.

De todos lados brotan elogios, Simpson es uno de esos competidores que hacen disfrutar a la gente de buenos combates por lo que se espera que llegue muy lejos. Si bien sus 35 años lo condicionan, nadie le quita la oportunidad de volverse campeón algún día.

“En mi mente sólo puedo pensar en mi próxima pelea. Eso me ayuda a ver dónde estoy parado. Ahora me digo a mí mismo: ‘tienes que pelear con lo mejor que UFC tenga para ponerte delante y ascender en los rankings, sólo así podrás obtener el cinturón algún día’”, explica.

Mientras, nos da a conocer sus sentimientos para con los seguidores: “Yo aprecio mucho a mis fanáticos y que ellos te consideren capaz de lograr un campeonato es muy importante. Me encanta que me ovacionen, que griten y que me aplaudan. Yo peleo por ellos y espero hacerlos saltar de sus asientos muy seguido”.

Y finaliza brindando algunos consejos importantes para todos aquellos peleadores amateurs que sueñan con verse algún día peleando en el octágono más famoso del mundo.

“Si están buscando tener una carrera como peleador de artes marciales mixtas y llegar al nivel más alto de UFC solamente puedo recomendarles una cosa… ¡Trabajen duro! Encuentren un buen equipo que los ayude a correr constantemente sus límites, dedíquense mucho a esto y aprendan en todos los aspectos. Pero, por sobre todas las cosas, miren siempre hacia adelante”, concluye.

Sencillo por donde se lo mire y muy eficaz para hacer su trabajo. Ya tiene hecho un nombre en UFC y ahora planea comenzar a demostrar su valía como peleador. Todos deben cuidarse, Aaron Simpson es cada vez más estelar.