Skip to main content

Dodger Montaño tocó fondo

 

“Dodger” superó el revés más grande de su carrera y está listo para volver.

El viernes 17 de julio del 2015, el peleador mexicano Augusto Montaño fue suspendido por UFC durante un año, tras dar positivo a altos niveles de testosterona en el análisis que se le realizó posterior a su combate en UFC 188, celebrado en la Ciudad de México.

A partir de ese momento el integrante del equipo Bonebreakers asegura que recorrió un túnel obscuro y el reto fue encontrar la luz al final del mismo, lo cual espera demostrar el próximo sábado 17 en Hidalgo, Texas, cuando enfrente a Belal Muhammad, en UFC Fight Night Poirer vs. Johnson.

“Hubo varias etapas durante este receso, fueron meses difíciles sobre todo los primeros para aceptar lo que pasó y encontrar el camino. Fue difícil hacer algo para salir adelante, pero cosas bellas se fueron acomodando, a pesar de mi desesperación y ansias. Cambié mi vida, mis hábitos, les diría que fui hasta el fondo de la relación que tengo con mis padres, a fin de que todo mejorara”, expresó.

“Dodger” tuvo una lucha interna para recuperarse de lo que implica una sanción por dopaje.

“Cuando mi ánimo quería ir hacia adelante, mi cuerpo me decía ‘estoy hasta la madre de ti, déjame descansar’, el corazón me estaba creciendo, tenía muchas lesiones, pero siempre en mi mente me dije que todo era para bien, eché una mirada introspectiva y quise demostrar que tengo y soy capaz de regresar y después me voy a estar riendo de esto”, comentó.

Así, con la ayuda de sus compañeros en el gimnasio y su coach Raúl Senk, la tenacidad de Montaño resurgió y empezó a prepararse hasta que UFC le anunció que tendría pelea, lo cual le hizo volver a respirar con mayor tranquilidad. Decidió hacer todo su campamento en casa, sin ir a Estados Unidos.

“Fue momento de afianzarme con mi familia, mi equipo, volver a mis raíces y reconocer que tenemos lo necesario para tener los mejores peleadores del mundo y voy a demostrarlo. Tenemos el mejor boxeo del mundo, hay jiu-jitsu, hay lucha olímpica, hay muay thai, entonces por qué no estar ahí. Esta es la oportunidad de dar un ejemplo”, aseguró.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA por sus siglas en inglés) realizó un examen fuera de competencia a Augusto el 19 de mayo de este 2016, en el que se encontraron rastros de clembuterol. Por un instante pareció ser otro revés que pudo ser definitivo, sin embargo, lo tomó con tranquilidad y se alistó para seguir adelante.

“Cuando esto pasó, pensé que si me detenían otra vez hubiera sido terrible, ni la primera vez lo hice con ánimos de hacer trampa, ¿qué orgullo o alegría puede tener alguien de ganar con trampa?, pero estando en el tercer mundo a cualquiera le pueden hacer el examen y salir positivo. Si me hubieran detenido seguramente no hubiera seguido con las artes marciales”, recordó.

Tras la investigación USADA determinó que fue el consumo de carne contaminada con clembuterol lo que dio positivo, y no fue sancionado.

“Sacudí mi cabecita, no paró en nada, me puse las pilas, dejé de comer carne, solo como pescado. Como la pinten yo la borro y solo me enfoque en la pelea”, agregó.

“Dodger” se enfoca a la pelea con Belal, la cual quisiera terminar rápido, pero pronostica que se irá a los tres rounds.

“Visualizo una pelea difícil, como siempre todo puede suceder, podría noquearlo rápido, pero la tendencia es que dure los tres rounds, es experimentado, tiene buenos elementos para combatirme, yo voy a utilizar los míos que vienen corregidos, aumentados y afilados. Ojalá que se pueda rápido, sino estoy confiando en durar los rounds que se necesite”, finalizó.