Skip to main content

El Juego Mental y Yair Rodríguez

 

Yair Rodriguez</a>’ life is like now.">

Sólo un pequeño porcentaje de atletas puede entender cómo es la vida de Yair Rodríguez ahora. BJ Penn</a> this Sunday, Rodriguez isn't just one of the top rising stars in the promotion, but he's Mexico's best hope for a world championship and a role model to kids and">Rodriguez no es sólo una de las mejores estrellas en la promoción, sino la mejor esperanza de México para un campeonato mundial y un modelo a seguir para niños, niñas y adultos que esperan seguir sus pasos.

Una derrota en Phoenix sería una gran abolladura en todos esos planes, dejándole con mucho peso sobre sus hombros. Es mucho para lidiar con sólo 24 años de edad, pero Alethia Olmedo Perlasca cree que "Pantera" tiene todo bajo control.
>> OTRAS HISTORIAS DE UFC PHOENIX: El pateo de Rodriguez y la oportunidad de Penn | Yair Rodriguez quiere someter a Penn | VIDEO: Conteo Regresivo a UFC Phoenix | Vivir en "Shicago"

"Sé que tiene muchas cosas en su plato y, para todos, la siguiente pelea es la más importante, pero es un paso a la vez, un respiro a la vez, un día en de entrenamiento a la vez", dice . "Él quiere ser un modelo para los niños mexicanos y ya lo es, y él tiene esta presión en su espalda, pero a pesar de que lo sabe y es consciente de ello, tiene que romper esto para que pueda manejarlo mejor".

Olmedo Perlasca no está en el gimnasio enseñando a Rodríguez combinaciones de 1-2, barridas, o sumisiones. En cambio, ella es un entrenador de un tipo diferente, trabajando con el nativo de Parral en los aspectos mentales de no sólo los deportes, sino la vida.

Alex Caceres</a> last August.
 ">"Reconoce la importancia del trabajo mental", dijo de Rodríguez, con quien ha estado trabajando desde antes de su reciente victoria sobre Alex Caceres el pasado mes de agosto.

"Cuando lo conocí, le dije el tipo de trabajo que hago, y él se interesó realmente, así que empezamos a discutir y elaboramos un plan de trabajo. Es sólo una adición al trabajo que él ya hace. Está creando nuevos hábitos y un acercamiento más integral con su entrenador, Mike Valle. El también cree que la mente y el cuerpo están totalmente conectados y que es muy importante trabajar no sólo con el cuerpo, sino también con la mente para mantenerlo tranquilo, enfocado".

El trabajo de Rodríguez con un entrenador de vida y mental trae a colación un ángulo interesante que conduce a esta pelea, ya que Penn, quien compite en UFC por primera vez desde 2014, dijo de pelear: "Este no es un juego físico, es un juego emocional", evitando una mención del lado mental del deporte.

Sin embargo, Olmedo Perlasca está de acuerdo con la evaluación de Penn.

"Creo que tiene toda la razón porque la mente no está separada de las emociones", dijo. "Las emociones son una consecuencia de nuestros pensamientos. Usted tiene un pensamiento y ese pensamiento trae a colación una emoción, que es básicamente una respuesta química en nuestro cuerpo y una expresión de nuestros pensamientos. Así las emociones crean una actitud y esa actitud una acción; esa acción crea un resultado. Así que es emocional también. Tienes que estar bien preparado mental y emocionalmente en cualquier cosa en la vida".

A través de los años sin embargo, el adagio del juego de la lucha es que un peleador emocional es uno fuera de control no enfocado en su tarea actual. Una vez más, Olmedo Perlasca no está de acuerdo.

"Tienes tiempo de preparación y aprendes cómo hacer las cosas", dice. "Por ejemplo, lanzas un jab y debes practicar la parte técnica. Eso es en cualquier deporte o cualquier cosa que hacemos. Pero una vez dentro del Octagono, no están pensando, 'Oh, tengo que lanzar el jab de esta manera'. Es más instintivo y emotivo. Su mente consciente se apaga y usted va a la mente subconsciente, que está a cargo de la respuesta muscular, y esa es la parte que comienza a funcionar".

En resumen, cuando la puerta del Octagono se cierra y es hora de que Yair Rodríguez pelee con BJ Penn, nada más importa salvo la pelea. Y esa parte, Rodríguez la hace mejor que la mayoría, un testimonio no sólo de talento natural, sino de trabajo duro y una mentalidad no compartida por muchos jovenes de 24 años de edad dentro o fuera del deporte.

"Es un joven muy maduro", dice Olmedo-Perlasca. "Creo que es un tipo muy sensible y sensato también y está en el proceso de aprender a equilibrarlo. Algo que aprecio mucho es que tiene mucha conciencia sobre la vida. Es muy consciente de sí mismo, lo que está pensando, haciendo y las consecuencias de eso. Él es capaz de hacer esas conexiones para su propio bienestar, aprendizaje y desarrollo. Le mencioné que ojalá todos mis clientes tuvieran esta conciencia. Lo que él dice toma a algunas personas diez sesiones de terapia para notar. Y eso es muy valioso, no sólo como un peleador, sino para todo lo que quiera alcanzar en la vida".