Skip to main content

El panorama peso ligero en el UFC

 

En apenas una semana la división podría sufrir cambios bruscos en sus primeros lugares. Eddie Alvarez pondrá el título en juego ante McGregor y los de abajo suyo vivirán enfrentamientos claves para determinar quién tendrá la próxima oportunidad de ir por la corona.
Abran juego señores.
Porque pocas veces sucede que una misma categoría de UFC disponga en el octágono a cuatro de sus mejores peleadores en solamente siete días de diferencia. Y, como si esto fuera poco, el mismo título de la división que hoy ostenta Eddie Álvarez (28-4-0) será arriesgado ante un forastero de los 70 kilos como Conor McGregor (20-3-0), hoy rey pluma.

La corona estará en juego el 12 de noviembre en la primera velada que la promotora realizará en Nueva York. Pero esto no será todo, porque esa misma noche se presentará el invicto Khabib Nurmagomedov (23-0-0), quien regresó a la actividad en abril pasado tras más de un año de ausencia y se impuso sin problemas a Darrell Horcher.
Debido a su religión y la celebración del Ramadán, estuvo fuera sus buenos meses y ahora se las verá contra Michael Johnson (18-10-0).

La decisión de UFC no cayó para nada bien en el ruso, que pedía al menos enfrentar a un Top 3. Y ya advirtió que, en caso de salir con el brazo en alto, exigirá que le den la tan esperada oportunidad de título.
La posibilidad de Nurmagomedov vs. Álvarez o McGregor a futuro parece ser la más viable. Sin embargo, no hay que dejar de lado al combate que estelarizará la velada del 5 de noviembre en México. Allí, Rafael Dos Anjos (25-8-0) enfrentará a Tony Ferguson (22-3-0) en un cruce entre quien recientemente perdió la corona de los ligeros y quien hace rato sueña con tener una chance de título.

El “Cucuy”, con ocho victorias en fila, sólo necesita un triunfo ante un Top 3 para dejarle claro a UFC que está para campeón. Una posibilidad que no hay que descartar a futuro puede ser verlo al brasileño con la mano en alto y que la promotora decida organizar una revancha ante Álvarez, siempre y cuando éste se encargue de McGregor en Nueva York.
Tanto para Dos Anjos como para Ferguson, lo más conveniente sería una victoria de Eddie para sacar del camino al irlandés, intruso en la categoría, y una derrota de Nurmagomedov, quien lo haría retroceder varios casilleros en el ránking.

El ruso, en cambio, tiene la ventaja que conocerá el resultado de Dos Anjos-Ferguson (en caso de que alguno de ellos ganara de forma espectacular) y sólo piensa en ganar y esperar que directamente lo pongan contra el campeón, ya sea Álvarez o McGregor.
Hay cinco peleadores de altísimo nivel técnico que buscan un único cinturón. La división se pondrá más caliente que nunca en cuestión de apenas siete días y, después del 12 de noviembre, se moverán bruscamente las piezas. ¿Quién logrará acomodarse mejor?