Skip to main content

El último del año

Por Emiliano Cándido - Otro año de UFC llegará a su fin este 12 de diciembre con el evento UFC 107. En la pelea estelar de la velada a disputarse en Memphis, el campeón de los pesos livianos, BJ Penn, expondrá su título frente al ganador de la primera temporada de The Ultimate Fighter, Diego “La Pesadilla” Sánchez. Además el ex poseedor del cinturón de los pesados Frank Mir se medirá con el poderoso striker francés Cheick Kongo.

 

El último del año

Por Emiliano Cándido

Otro año de UFC llegará a su fin este 12 de diciembre con el evento UFC 107. En la pelea estelar de la velada a disputarse en Memphis, el campeón de los pesos livianos, BJ Penn, expondrá su título frente al ganador de la primera temporada de The Ultimate Fighter, Diego “La Pesadilla” Sánchez. Además el ex poseedor del cinturón de los pesados Frank Mir se medirá con el poderoso striker francés Cheick Kongo.

Desde el UFC 80, en enero de 2008, BJ Penn ha dominado a cuanto peleador de las 155 lbs. se le haya puesto en el camino. Ninguno de sus rivales ha podido ponerlo en aprietos y ha demostrado ser un verdadero prodigio en su categoría.

Para cementar su legado como campeón, deberá defender su corona ante uno de los competidores más fuertes e intensos de la división, cuando se enfrente con el retador número uno: Diego Sánchez.

Penn (14-5-1) es conocido por ser uno de los mejores practicantes de BJJ del mundo, pero en los últimos enfrentamientos demostró que creció mucho a la hora de intercambiar golpes y se transformó en un eximio boxeador.

Entonces, para Sánchez (23-2) será muy complicado encontrar el lugar dónde sacar diferencia. Derribar a BJ es de lo más complicado que se puede intentar, por lo que tendrá que salir con su intensidad habitual, acortar distancias, llevarlo contra las rejas y castigarlo allí.

Aplicando una estrategia similar a la realizada por Kenny Florian puede que tenga alguna oportunidad, pero si BJ está en su día, no hay un liviano en el mundo que pueda, al menos, hacerle frente.

La pelea co estelar de la velada tendrá un duelo muy atractivo que puede tener importantes consecuencias titulares más adelante cuando se enfrenten el ex campeón Frank Mir con el muy buen kick bóxer francés Cheick Kongo.

En esta nueva era de pesados gigantes, Mir (12-4) comenzó a ganar peso muscular desde su último combate frente a Brock Lesnar. Con un BJJ de los mejores para la división y un striking que ha mejorado considerablemente, buscará volver a poseer lo que alguna vez fue suyo: el cinturón.

Kongo (24-5-1) es un muy buen golpeador, combina con facilidad puños, patadas y rodillazos, pero se ve en graves problemas a la hora de defender un derribo y mantenerse cómodo en el piso. Es por eso que allí está la ventaja de su rival. El francés deberá cuidarse de ser llevado al suelo, lugar donde tiene escasas chances de triunfar.

La estrategia de Mir sería sencilla si a Frank no le gustarán los desafíos. Lo tendría que derribar y someter muy rápido como suele hacer con sus rivales. Pero conociendo el gusto de Frank por toparse con los mejores, es muy posible que se quede de pie intercambiando golpes, algo que puede resultar muy peligroso.

Pasando por las 170 lbs. el ex contendiente al cinturón, Jon Fitch, intentará poner lo mejor de su repertorio para conseguir su tercera victoria consecutiva. En este caso el rival es Mike Pierce, que viene de tener un interesante debut en el octágono.

Fitch (23-3, 1 NC) es uno de los mejores peleadores de los pesos welter. Seguramente será recordado como uno de los tantos campeones sin corona por el dominio que ha ejercido sobre la división Georges St. Pierre, pero eso es cuestión de tiempo. Un muy buen striking, sumado a un excelente wrestling con buenas sumisiones y defensas lo colocan en una posición más que interesante para salir como favorito en este combate.

Pierce (9-2) también tiene grandes habilidades como wrestler pero no se nota que haya algo con lo que pueda mantener a Fitch en graves problemas. Quizás pueda dominar una parte de la pelea, pero donde Jon encuentre una pequeña ventaja sacará provecho de ella.

Retomando la línea de las 155 lbs., el dos veces ex contendiente al título, Kenny Florian intentará volver a la senda de triunfos cuando se mida ante el peligroso, y siempre emotivo, Clay Guida.

Florian (13-4) es un peleador muy completo. Tiene una muy buena defensa de derribos y se ha convertido en un verdadero peligro para cualquiera que desee enfrentarlo de pie. Se prepara muy bien para los contraataques y consigue muy buenos golpes bajo su técnica favorita: El Muay Thai. Su efectividad ha mejorado notoriamente en ese aspecto, ni que hablar en el piso, lugar donde se mueve como pez en el agua.

Guida (25-7), es el peleador más intenso que alguna vez haya pisado el octágono. Con una resistencia física formidable y un corazón de guerrero nunca da por perdido un combate. Tiene una estupenda base de wrestling a través de la cual controla a sus oponentes contra las rejas o en el piso y, pensando en un choque de estilos, puede llegar a incomodar bastante a Florian si lleva a cabo una estrategia similar a la que uso con Mac Danzig y Nate Díaz.

La primera pelea televisada de la noche será entre dos pesos pesados que intentan dar un buen golpe y colocarse en la discusión por el título. Paul Buentello, que regresa a UFC tras más de 3 años, se enfrentará con el holandés Stefan Struve en la clásica pelea “Striker vs. Grappler”.

Buentello (25-10) es un excelente kick bóxer que tiene la mano muy pesada y que puede complicar a cualquiera que se mantenga intercambiando con él por unos segundos. Su déficit está en el piso, si bien no es un improvisado, no está a la altura de los mejores.

Struve (22-3) es un gigante de 2 metros y 11 centímetros, pero muy delgado para lo que es el prototipo de los pesados de este momento. Su meta es ganar masa muscular para hacerle frente a las “moles” que hay en esta división, pero por el momento mantiene un muy buen nivel. Aprovechando su alcance mantiene lejos a sus rivales y luego los lleva al piso donde consigue sumisiones imposibles y muy complicada para un peleador de su división.

En los combates que quizás no sean televisados, dos pesos medios que buscan encumbrarse en chances importantes se enfrentan en una pelea que promete ser muy atractiva: Alan Belcher contra el brasileño Wilson Gouveia.

Belcher (13-5) se mantiene muy irregular y ese es el principal problema de su carrera. Una victoria la mayoría de las veces es seguida de una derrota y no lo deja seguir adelante. Es un excelente kick bóxer, con muy buenas habilidades de Muay Thai, algo que le puede ser muy útil para enfrentarse con un rival muy complicado.

Y si de complicados se habla, Gouveia (12-6) es uno de ellos. Con poder de nocaut en ambas manos y con muy buen nivel en el piso, el brasileño es una amenaza para cualquiera que se le ponga enfrente. El único problema es su resistencia física y de eso tendrá que aprovecharse Belcher si quiere conseguir una victoria.

En los pesos livianos, Matt Wiman (10-5) necesita imperiosamente una victoria para sobreponerse de dos malas actuaciones y la buscará frente a Shane Nelson (13-4) en lo que promete ser un combate a todo o nada.

En la división de los welter, el poderoso wrestler Johny Hendricks (6-0), que viene de noquear con facilidad a Amir Sadollah, se enfrenta con el debutante Ricardo Funch (7-0) en el único desafío de invictos de la noche.

Volviendo a las 185 lbs. habrá un duelo de brasileños amantes de los combates en el suelo. Rousimar Palhares (18-2) regresa tras una fractura que lo tuvo alejado mucho tiempo del octágono para medirse con su compatriota Lucio Linhares (13-4) quien se presenta por primera vez en UFC.