Skip to main content

Enrique Barzola: Arquitécto De Su Pelea

Enrique Barzola ha logrado experimentar laos resultados de la dedicación: “Todo el esfuerzo y el sacrificio han valido la pena. ¡Sabía que iba a llegar lejos porque siempre estuve enfocado en sobresalir!”


No puede vivir sin el ceviche, el arroz con pollo y el cabrito. Antes de pelear acostumbra encomendarse a Dios. Los deportes siempre han sido una parte importante de su vida. Los juegos online eran su vicio y las discotecas nunca le llamaron la atención.
Click aquí>>>Vea TUF Latinoamérica II por UFC Fight Pass

Enrique Barzola vive, sueña y respira artes marciales mixtas. A sus 26 años de edad y siempre con más energía que los demás, no se conformó con graduarse como diseñador gráfico, pues decidió estudiar Arquitectura y -al mismo tiempo- entrenar de forma intensa para cumplir el sueño de sobresalir en las MMA. “Trabajaba como publicista independiente; además, me dedicaba al diseño de interiores. Me interesé por la arquitectura porque tenía mucho que ver con el diseño.”

Sus días eran interminables. “Entrenaba de seis a ocho de la mañana; estudiaba de una a seis de la tarde y regresaba al gimnasio de ocho a diez de la noche. Cuando tenía trabajos de la universidad como maquetas no dormía y así me iba a entrenar. ¡Quería llegar lejos en las MMA!”

Perseverante y paciente. “Varios empresarios y un peleador organizaron un campamento dedicado a los jóvenes con talento que quisieran entrenar. Fui uno de los seleccionados y -poco a poco- algunos compañeros desertaron porque había tres entrenamientos al día. Continué y no me di por vencido. Me daban algo de dinero y eso me ayudaba porque no tenía un trabajo fijo. Me dedicaba a entrenar, pelear y estudiar.”
Vea>>>Conozca los números del representante de Perú

Desde 2004 toca la quena peruana, instrumento que ha resultado una buena terapia porque lo relaja cuando está estresado. Uno de sus objetivos es abrir una escuela de MMA en Perú ya que no visualiza su vida de otra manera mas que viviendo del deporte. “De pequeño era muy travieso y me gustaba pelear en todos lados. Defendía a mis amigos. La valentía me salía del interior.”

 

Su debut como profesional fue hace casi tres años y acumula 13 duelos. “El Fuerte” fue parte del programa de desarrollo latino entre el American Top Team y UFC. “He estado lejos de mi familia y esposa por mucho tiempo, pero el esfuerzo y el sacrificio han valido la pena. ¡Sabía que iba a llegar lejos porque siempre estuve enfocado en sobresalir!”