Skip to main content

Jones acaba con otro ex campeón - UFC 145

Jon Jones derrotó al
hombre que alguna vez consideró su hermano y lo hizo sin ningún tipo de
remordimiento. El campeón dejó los sentimientos a un lado y fue todo oficio
para retener el cinturón, por tercera ocasión, frente al oponente más difícil
que ha tenido que enfrentar en su carrera profesional. 

Solvencia es la palabra que define a esta victoria. El pupilo de Greg Jackson escogió cada uno de sus envíos
y guardó la espectacularidad para otra ocasión. La espectacularidad puede ser
un arma de doble filo si no se utiliza en su justa medida y más frente a un
rival de la talla de Rashad Evans.

Jones pareció regular
el combate, controlando la distancia
de manera efectiva. Utilizó todos sus recursos:
patadas frontales y laterales al abdomen, a la cabeza y a las extremidades, el
jab de izquierda punzante, el recto de derecha y hasta sus hombros desde el
clinch.

Evans, tuvo algunos momentos interesantes en este combate, pero
nunca puso en aprietos al campeón. Una patada a la cabeza en el primer asalto
hizo trastabillar a ¨Bones¨ aunque éste recuperó rápidamente el equilibrio y
encontró la manera de salir airoso de una situación que pudo ser delicada.

El campeón no cedió nunca la iniciativa
y se mantuvo activo desde el primero
al último asalto mientras que Rashad peleó la mayor parte del combate en
modalidad defensiva, con su espalda sobre la reja recibiendo patadas y golpes
de puño.

El quinto asalto fue la cereza de la torta. Jones cerró el combate
con decisión, puntuando con el único derribo
del pleito, colocando una poderosa rodilla desde el clinch y conectando la mano
derecha más significativa del combate.

El campeón se fue con la satisfacción de la tarea cumplida pero,
como siempre, sumamente exigente consigo mismo:

¨Esta es definitivamente la victoria más gratificante. Hice muchas
cosas esta noche, pero no quería cometer ningún error. No me sentí cómodo en la
lucha de pie. Aunque lo importante es a quién derroté¨ señalaba Jones en la
entrevista post combate.

Evans por su lado, reconoció la superioridad del campeón y espera mejorar para su próximo
compromiso:

¨Él fue muy astuto y trajo muchos trucos. Yo nunca encontré mi
timing. Me tuvo en puntillas de pie, y lo tengo que aceptar. Necesito mejorar.
Tengo sólo 32 años y una larga carrera por delante. Voy a mejorar y volveré a
subir a la cima de la división¨ señaló Evans luego de la derrota.