Skip to main content

Joe Soto: De las preliminares al evento estelar

Conozcan al contendiente peso gallo al título del UFC Joe Soto...

Ya es una historia al más puro estilo de Rocky, y Joe Soto ni siquiera ha puesto un pie en el Octágono, este viernes mientras el nativo de Porterville, California estaba en su proceso de cortar peso para debutar frente a Anthony Birchak el sábado por la noche, recibió una llamada que cambiaría su vida. 

Y no estaba precisamente listo para eso.

“Estaba acostado en el pisdo de mi cuarto desnudo, enfriándome en la loza, y un número del UFC me estaba llamando" dice Soto todavía antes de siquiera pararse en la báscula. "Y pensé, 'y ahora qué pasará' (Se ríe) Me llamaron abajo y me preguntaron si quería tomar la oportunidad. Dije '¡acepto!'".
Y así de simple, Soto, que estaba por hacer su debut en UFC, estaba ya programado para pelear contra T.J. Dillashaw por el título peso gallo del UFC. La oportunidad se dio cuando el ex-campeón Renan Barao fue retirado de la cartelera cuando se enfermó durante su proceso de corte de peso este Viernes, en preparación para su revancha contra Dillashaw.
Y llega Soto, de 27 años, quien inmediatamente respondió que sí a la oportunidad única de pelear por el título. Y tras la locura de todo esto, Soto dice que una vez que pise la báscula y dé las 135 libras empezará el proceso de preparación mental para el mayor reto de sus ocho años de carrera como artista marcial mixto y será como siempre lo ha hecho.

“Voy a intentar que sea lo más normal posible y de todas formas estar seguro de que haré las cosa bien" dice. "Es una pelea. Entreno cada día y no hago otra cosa más que entrenar para poder pelear cuando sea, dónde sea. Estoy tan listo como podría estarlo".
Al menos por las siguientes 48 horas, el estigma de Rocky colgará del cuello de Soto. Sin embargo no fue hace mucho que era TJ Dillashaw quien la tenía también sobre sí cuando enfrentó por primera vez a Barao, en lo que muchos consideran fue la mayor sopresa en la historia del UFC.
Uno pensaría que no hay forma en que Soto pueda vencer a Dillashaw, pero el también californiano no es un neófito en las MMA, habiendo acumulado un récord de 15-2 que incluye victorias sobre Wilson Reis, Diego Saraiva, y Chad George. Es también un ex luchador universitario compañero de entrenamiento y de cuarto del campeón Jon Jones y un cinturón café en Jiu Jitsu del veterano de UFC Dave Terrell.

Soto no es ningún chiste, pero su camino al UFC no fue facil. Un desprendimiento de retina (luego corregido mendiante cirugía) amenazó su carrera en algún punto. Aunque ello no lo hizo tirar la toalla, y tras acumular una racha de seis victorias recibió la llamada que habí esperado. Poco sabía entonces que otra llamada el día del pesaje llevaría su debut en UFC a otro nivel totalmente diferente.
Así que, ¿qué hará sobre esos escalofríos propios de la primera vez?

“Estoy seugro que estarán ahí" se ríe, pero está listo para Dillashaw.
“Dillashaw es duro, pero saldré e intentaré dar lo mejor de mí", dice Soto, "de hecho entrené con él hace no much tiempo, y es bueno, es un campeón y será una pelea dura".
Y ¿qué pasa si Soto gana? No sólo revolucionaría al mundo de las MMA, sino que cambiaría la vida de este joven para siempre.

“Sería un sueño hecho realidad, es la única forma como puedo describirlo" dice. "Es algo que sólo Dios podría crear".
Hace una pausa.
"Los últimos cuatro años han sido terribles" dice tranquilo. "Ahora sé por qué".
Debe ser el destino.
"Es una locura, pero es una gran historia para contarle a mis nietos".