Skip to main content

John Howard, su evolución ha llegado

Desde el octágono Por Emiliano Cándido - Un duro camino ha pasado para mantenerse invicto en UFC. Si bien dos de sus triunfos fueron por decisión dividida y el último fue por un milagroso nocaut a falta de 5 segundos para que finalizara el combate, John Howard ha demostrado que es capaz de mantenerse durante un buen tiempo en la elite de las artes marciales mixtas.

Desde el octágono Por Emiliano Cándido

Un duro camino ha pasado para mantenerse invicto en UFC. Si bien dos de sus triunfos fueron por decisión dividida y el último fue por un milagroso nocaut a falta de 5 segundos para que finalizara el combate, John Howard ha demostrado que es capaz de mantenerse durante un buen tiempo en la elite de las artes marciales mixtas.

Su debut en el octágono se remonta a enero del año pasado. Tras un duro enfrentamiento tuvo la posibilidad de imponerse a Chris Wilson en el mejor combate de ese UFC 94. Muchas dudas quedaron sobre su actuación, pero una se disipó ni bien comenzada la pelea: iba a dejar todo para salir con su mano en alto.

En el UFC 101 su oponente era Tamdan McCrory. Otro desenlace discutido en una pelea muy equilibrada, pero por las vueltas de la vida parece que todas las decisiones estaban cayendo del lado de Howard.

Así llegamos al momento cumbre de su carrera. En diciembre último se disputó la final de TUF 10. Si bien todos se quedaron con la imagen victoriosa de Roy Nelson, esa noche se produjo uno de las victorias más sorpresivas de la historia por cómo se venía dando la pelea.

Tras 14 minutos y 55 segundos el encuentro era claramente favorable para Dennis Hallman que, mediante una clínica de grappling y wrestling, derribaba y buscaba la sumisión ante un Howard que parecía perdido. A pesar de eso, al final del tercer round tuvo la oportunidad y no la quiso desaprovechar.

Una combinación justa y muy veloz hizo que Hallman se desplomara por el piso. Esta vez Howard no iba a necesitar de los jueces, sabía que no podía hacerlo porque estaba en desventaja, y conseguía el primer nocaut de su carrera en UFC.

Actualmente, con un record invicto en tres presentaciones, tendrá la posibilidad de medirse con el debutante Daniel Roberts en el primer evento de la historia de la empresa de Dana White en Versus el 21 de marzo.

Roberts tiene nueve triunfos en igual cantidad de presentaciones y siete de ellas fueron por sumisión, algo que parece que a Howard no lo asusta.

“Escuché por ahí que dijo que no soy muy bueno en algo y que le cae muy bien esta pelea. Bueno, quiero decirle que tiene razón, pero que tendrá que dejar su corazón en el octágono para vencerme porque yo haré eso. Espero poder ganar, si es antes del límite mejor, pero sé que será una pelea dura, Daniel es un muy buen peleador”, comenta John.

Roberts entró a esta pelea como reemplazante de Anthony Johnson que deberá operarse la rodilla por lo que tuvo que dar de baja esta oportunidad.

Howard y Johnson han tenido una gran batalla de palabras fuera del octágono por lo que, algún día, se verán las caras y podrán intercambiar golpes.

“Sin dudas que de la pelea con Johnson no me olvido. Él dijo cosas feas sobre mí y yo quiero aclararlas, pero dentro de un combate. No quiero que sea mi amigo ni él quiere que yo sea el suyo, así que espero poder enfrentarlo muy pronto y demostrarle que yo hablo con mis puños”, declara muy seguro de sí mismo.

Con un record de 13 victorias y 4 derrotas, este peleador de 27 años ha demostrado que con un poco de madurez todo es posible. Tanto es así que de sus 6 últimos encuentros salió en todos como triunfador.

Eso está completamente tomado de la mano a su cambio en el entrenamiento, ya que se lo tomó de una forma más seria y profesional. ¿En que se enfoca más a la hora de practicar? Él mismo brinda la respuesta.

“Necesito mejorar en todo. No tengo un punto sobresaliente. Me encontré con muchos problemas a la hora de intercambiar golpes y, por momentos, me derriban con mucha facilidad. Por suerte mi resistencia física siempre anduvo bien y eso me ayuda a tener una pequeña ventaja sobre mis rivales”, explica Howard.

Todas esas mejorías poco a poco puede que lo vayan acercando a su meta que es muy ambiciosa.

“Quiero ser el campeón welter de UFC y haré todo lo que esté a mi alcance para conseguirlo. Le ganaré a cada uno que se cruce en mi camino porque con esa oportunidad soñé todos los días”, relata ilusionado.

Hablando del cinturón de los welter, vale recordar que será expuesto por Georges St. Pierre ante Dan Hardy, en el UFC 111, el primer PPV ciento por ciento en español de la historia. De esa pelea a Howard no le queda ninguna duda.

“St. Pierre saldrá con la victoria. Es un striker más técnico y su suelo está muy por encima del de Hardy, la única posibilidad del inglés es conseguir un golpe de suerte porque tiene la mano mucho más pesada. Pero de eso GSP ya aprendió con Serra así que no creo que tenga problemas en defender su título nuevamente”, analiza Howard.

Para concluir deja algunos conceptos para los seguidores latinoamericanos.

“Espero que desde Latinoamérica sigan con tanta pasión el UFC como lo hago yo. Es un verdadero orgullo saber que muchos de ustedes alguna vez pudieron divertirse mientras me veían pelear. Les agradezco por su apoyo”, finaliza.

Un verdadero guerrero John Howard y muestra de ello es su impresionante recuperación para triunfar sobre Dennis Hallman (de las mejores de la historia sin lugar a dudas). Ahora deberá demostrar que está para grandes cosas y tendrá que ampliar su racha de triunfos.

La evolución que durante tanto tiempo esperó ya llegó y, si quiere ese cinturón con el que sueña, tiene que aprovecharla.

Y la evolución también ha llegado a UFC en español. Recuerden que el UFC 111 será la primera posibilidad que tendrán ustedes, los fanáticos, de ver un PPV 100% en nuestro idioma. Georges St. Pierre contra Dan Hardy por el título de los welter, Frank Mir vs. Shane Carwin por el interino de los pesados y Jon Fitch vs. Thiago Alves en una de las revanchas más esperadas de los últimos años. No pierda más tiempo y adquiéralo, no puede perdérselo.