Skip to main content

Krzysztof Soszynski, el mejor polaco

Desde el octágono Por Emiliano Cándido - Seguramente cada vez que se habla de este peleador se lo recuerde como “aquel polaco de nombre raro”. De difícil escritura y pronunciación, su nombre ha golpeado la puerta de las artes marciales mixtas para quedarse por un buen tiempo. Su primera experiencia en UFC fue en The Ultimate Fighter 8 y la próxima será el sábado 20 de febrero en el primer evento en tierras australianas. Con ustedes: Krzysztof Soszynski.

Desde el octágono - Por Emiliano Cándido

Seguramente cada vez que se habla de este peleador se lo recuerde como “aquel polaco de nombre raro”. De difícil escritura y pronunciación, su nombre ha golpeado la puerta de las artes marciales mixtas para quedarse por un buen tiempo. Su primera experiencia en UFC fue en The Ultimate Fighter 8 y la próxima será el sábado 20 de febrero en el primer evento en tierras australianas. Con ustedes: Krzysztof Soszynski.

Considerado por muchos el favorito a ganar esa temporada por la experiencia que traía previamente, se vio sorprendido por una excelente llave de brazo de Vinicius Magalhaes en las semifinales. Esto lo marginó de la posibilidad de ganar el reality, pero su nivel le abrió las puertas al mundo del octágono.

Tras someter a Shane Primm y a Brian Stann mediante su palanca favorita, el kimura, noqueó a Andre Gusmao demostrando lo bien preparado que está para cualquier faceta del combate. Su única derrota llegó a manos de Brandon Vera, quien le trabó la pelea en el clinch y no lo dejó hacer mucho por lo que los jueces vieron perdedor al nacido en Polonia.

Su primera experiencia en este año 2010 será en el primer evento que UFC haga en tierras australianas. La noche del 20 de febrero  lo verá enfrentarse con uno de los “originales” de TUF, Stephan Bonnar, en lo que puede llegar a ser uno de los mejores combates de la noche.

Ambos peleadores son muy buenos en el intercambio de golpes, pero lo mejor que tienen está en el piso. Los dos tienen la facilidad de realizar llaves y buenas transiciones en cuestión de segundos por lo que un gran combate se avecina.

Soszynski piensa lo mismo, también cree tener lo necesario para vencer a su oponente, pero por sobre todas las cosas le gusta el tipo de pelea que se puede llegar a plantear.

“Stephan es un pelear muy pero muy duro. Resiste mucho al castigo y se sabe mover muy bien en todas las áreas en las que se pueda llegar a disputar el combate. Será un reto bastante complicado para mí. Estoy muy emocionado de que UFC me haya dado esta posibilidad. Los fanáticos también deberían estarlo, no suelen pelear seguido dos peleadores tan agresivos como nosotros”, comenta.

Con 32 años, este peleador nacido en Stalowa Wola, Polonia, ha mejorado notoriamente desde sus inicios en este deporte. Primero era un grappler que sólo buscaba sumisiones, luego pasó a intercambiar golpes sin olvidar que pelear en el suelo es lo mejor que hace. Hoy, mucho tiempo después, se maneja muy bien en todas las facetas y suele achicar los espacios con sus golpes para conseguir el derribo.

A la hora de ir en busca de una mejoría específica en su técnica tiene un orden de prioridades que lo ayudará a terminar de convertirse en una amenaza para todos aquellos que ingresen al octágono con él.

“Estoy en la división de los semipesados que es, sin lugar a dudas, la más dura en el mundo. Hay peleadores muy talentosos y son muy hábiles en lo que hacen. Siento que necesito mejorar en todas las áreas. Para ser más exacto tengo que hacerlo en el intercambio de golpes, grappling y wrestling en ese orden”, explica.

Y se ilusiona: “quiero continuar escalando posiciones en las 205 lbs. y para eso debo entrenarme cada vez más duro. Todos los días pienso en eso y cada vez lo hago con más ganas”.

Al notar sus ganas de crecer, la meta que se plantea deber ser muy alta.

“El objetivo siempre lo tuve en mente desde que ingrese en esta empresa. Quiero pelear por el título y ser campeón de UFC por más tiempo y dedicación que me cueste”, reconoce.

Tras conseguir un poco de roce ante los mejores peleadores, tomó la decisión de presentarse en las pruebas para The Ultimate Fighter. Como era de esperarse fue rápidamente seleccionado y así se le abrió la puerta a su sueño.

“Estar en la octava temporada de The Ultimate Fighter fue verdaderamente una locura. No fue dura físicamente, el problema fue el tema psicológico y mental. Estar atrapado en una casa junto a otros 15 competidores sin tener nada que hacer ni en qué ocupar el tiempo fue muy complicado”, recuerda.

Y continúa con su relato: “Fueron seis semanas que, por momentos, se asemejaron a un infierno, pero por suerte pude mantenerme enfocado y pasé la prueba. Lo tomo como el primer paso de todos los que me quedan en mi carrera como artista marcial mixto, que espero sean muchos”.

Al verlo tan entusiasmado con su futuro, comienza a pensar con quien le gustaría pelear alguna vez para medir sus máximas capacidades. Y responde sin dudarlo siquiera un segundo.

“Me encantaría pelear con Keith Jardine algún día. Siento que los caminos por los que han ido nuestras carreras han sido bastante similares y que encajaríamos muy bien en un combate entre nosotros. Creo que sería una pelea muy emocionante y que muchos podrían tener ganas de ver”, revela.

Para finalizar les deja un mensaje a todos los fanáticos.

“Siempre hago lo posible por entretenerlos. Voy hacia adelante y busco terminar mis combates. No esperen menos de mí, yo también soy fanático y me aburre ver a dos peleadores que sólo quieren no salir lastimados. Eso no me importa, soy peleador, estoy en la mejor empresa del mundo y me pagan por pelear, así que lo haré”, finaliza.

Así es Krzysztof Soszynski, un peleador hecho y derecho. El nombre obviamente seguirá siendo complicado de pronunciar (y de escribir más aún), pero ese peleador dará que hablar por un largo tiempo. Y todos lo recordarán por su apodo: “un experimento polaco”.