Skip to main content

La Noche En La Que Diego Rivas Escribió Historia Para Chile En UFC

Diego Rivas derrotó a Noad Lohat con una tremenda rodilla voladora y logró su segunda victoria en idéntica cantidad de presentaciones dentro de UFC. El chileno volvió luego de 15 meses de ausencia y demostró que sigue siendo una de las grandes promesas de Latinoamérica.


Realmente quedará para la historia la actuación de Diego Rivas en el mítico octágono del MGM de Las Vegas. Luego de regresar de una ausencia de 15 meses por distintas lesiones en sus dos hombros, el chileno derrotó por nocaut técnico a Noad Lahat a través de una rodilla voladora y logró su segunda victoria en UFC, sumando este triunfo al que había conseguido en su debut frente a Rodolfo Rubio.
Vea>>>Detalle cómo fue el KO de Diego Rivas en UFC Fight Night Las Vegas

El “Pitbull” tuvo un primer asalto para el olvido, donde Lahat fue amplio dominador y controló el juego de piso, donde tuvo dos oportunidades claras para cerrar la pelea con un mataleón. Rivas, haciendo gala de sus habilidades en jiu jitsu, logró reponerse en dos momentos donde la derrota le estaba tocando la puerta y llegó a su esquina como pudo, dolido por su pobre desempeño.

 

Sin embargo, salió al segundo round con otra energía, sabiendo que tenía que arriesgar más de la cuenta para revertir la historia. Intentó abrir la guardia con una patada media en la zona costal del israelita y al siguiente movimiento le aplicó una rodilla voladora que impactó directamente contra el mentón de Noad Lahat, quien cayó desplomado y sin reacción. Al notar que la victoria había llegado, Diego explotó en emoción y comenzó a los gritos, demostrando su alegría por haber vuelto al deporte que ama y encima con el brazo en alto.
Click aquí>>>Repita el combate completo en UFC Fight Pass

“Veía que él bajaba mucho la cabeza al entrar a mi guardia y encima había estado trabajando mucho esa rodilla”, declaró Diego Rivas luego de la contienda, dando detalles de la llave que le terminó dando el triunfo. “Nunca pensé que iba a ganar así. Fue un año difícil para mí por todo lo que había pasado y las lesiones. Además se sumó lo del primer round. Por eso mi festejo fue tan efusivo”, agregó el chileno, al borde de la emoción.

“Es un peso grande representar a Chile y una responsabilidad importante, pero por suerte ya pude llevar dos victorias para mi país”, explicó, y luego contó qué se imagina para su futuro en UFC tras ponerse 2-0: “Ahora quiero seguir escalando e ir paso a paso. Este rival era muy duro para mí y lo superé. Quiero recuperarme físicamente, porque tengo lastimada la rodilla con la que gané, ja. No me sentía al 100% para esta pelea pero pude ganarla”.

Diego Rivas volvió a brillar después de 15 meses y demostró que es una de las grandes promesas de Latinoamérica. Con apenas 24 años, dejó en claro que todavía tiene mucho para dar dentro de la promotora. De Chile al mundo, buscará seguir dejando bien alta su bandera.