Skip to main content

Lesiones, Ausencias y Regresos en el UFC

Regresar al Octágono luego de una ausencia prolongada siempre representa una incógnita para el peleador y para los fans, ahora que varios estelares vuelven en próximas carteleras revisamos este tema.

Khabib Nurmagomedov regresa el 16 de Abril al Octágono, su última pelea fue el 19 de Abril del 2014, prácticamente dos años fuera por lesiones. Cuando Jon Jones entre a la jaula el 23 de Abril habrá pasado un año y tres meses desde su última aparición en enero del 2015. Situaciones diferentes con un común, una prolongada ausencia y una pausa importante en el ritmo de pelea.
Magny en su más reciente victoria en Brisbane
Hay peleadores quienes simplemente no parecen tener alto. Tipos como Donald “Cowboy” Cerrone o Neil Magny pelean cada bimestre, entregan desempeños de ensueño y el lunes están de vuelta al gimnasio pidiendo la siguiente pelea. Hay otros peleadores que le hacen nombre a la naturaleza del deporte. No es sencillo entrar todos los días al gimnasio para recibir y dar golpes, derribos contra el piso y jalones y palancas a las coyunturas. Las lesiones parecieran implícitas en el MMA y lo son. Hemos sido testigos de combates y carteleras modificadas debido a esto, ¿pero qué pasa con el cuerpo y la mente de los peleadores lesionados? ¿Cómo reaparecen en sus reapariciones en el octágono y qué se espera de ellos?
<a href='../fighter/Dominick-Cruz'>Dominick Cruz</a> fingiendo estar lesionado en Boston
Dominick Cruz recientemente mencionó que el “ring rust” – esa “oxidación” por la cual pasa la mente y el cuerpo tras ausencias largas de la competencia – es una cuestión mental más que física. Su teoría puesta a la práctica lo convirtió en campeón de peso gallo de UFC. No hay mejor ejemplo que uno mismo para demostrar las palabras propias. Cruz ha sido víctima de lesiones constantes y se puede argumentar es propenso a ellas en general porque no han sido lesiones repetidas, pero cuando regresó ante Takeya Mizugaki, despejó las dudas finalizándolo dominantemente con un nocaut técnico en el primer round; y después de otra prolongada ausencia, llegó para destronar a un confiado y crecido TJ Dillashaw.
Khabib en su última pelea
Un talento que presume UFC es Khabib Nurmagomedov. Con 27 años de edad, un récord invicto de 22-0 y siendo el último en derrotar al actual campeón de peso ligero, Rafael dos Anjos, Nurmagomedov, un peleador daguestaní que entrena en AKA junto a Cain Velasquez (a quien las ausencias del Octágono siempre han parecido afectarle), Luke Rockhold, Daniel Cormier y otra larga lista de estrellas de UFC ha estado marcado como uno de los talentos más importantes de la promotora. Sin embargo, la última pelea de Nurmagomedov fue hace dos años y cuando su regreso se ha aproximado, las lesiones lo han llevado a la ausencia de nuevo.

Nurmagomedov tiene un control de octágono impecable, un golpeo pulido, agresividad y un arsenal de proyecciones y derribos que le permiten dominar los encuentros. Nurmagomedov por fin regresará el próximo 16 de abril, justo tres días antes de que se cumplan dos años de su última pelea que fue ante dos Anjos, y enfrentará a Tony Ferguson, otro contendiente de la división que ha sido constantemente peligroso. Ferguson es un talento pulido con una mentalidad dura que pondrá a la prueba a Nurmagomedov en todos los sentidos, pero más allá del reto lógico, la ausencia, el regreso y la incertidumbre de la recuperación de sus lesiones jugarán parte en la ecuación de la pelea.

Así como Cruz lo ha demostrado, Khabib tiene la oportunidad de lucir su técnica y determinación nuevamente para asegurarse ese lugar como retador del título que tantos han pedido. Un caso de lesiones y regreso ha sido el legendario Anderson Silva. Tras perder dos combates consecutivos ante Chris Weidman, dos nocauts técnicos, primero con golpes y después con una aterradora lesión de la pierna, Silva reapareció de manera tibia contra Nick Diaz. Pero hay más que una lesión y un poco de “ring rust”. En ese momento Silva estaba cerca de los cuarenta años de edad. Después un no contest y una suspensión lo dejó fuera otros doce meses. Ya con los 40 años cumplidos, Silva demostró señas de su genialidad ante Michael Bisping, pero en general apareció conservador. No es fácil regresar a los 40 años, estelarizar una pelea de cinco rounds en un país extranjero contra el héroe local y sacar la victoria. Muchos consideraron que era el verdadero ganador, pero los jueces no lo vieron así. Los regresos de Silva han sido tibios con momentos de genialidad, cada caso es único.

Carlos Condit sufrió una terrible lesión de rodilla – esas que tanto temen los peleadores – en pleno combate ante Tyron Woodley quedando fuera de combate más de un año del octágono. Las incertidumbres de su regreso traían las preguntas usuales, pero después de un round contra Thiago Alves, el viejo Condit reapareció con su arsenal de codos, rodillas y ataques constantes. Luego vino el fabuloso encuentro ante el campeón Robbie Lawler. Una decisión dividida mantuvo el cinturón con el campeón pero ambos sacaron lo mejor de cada uno y Condit demostró que no sólo su rodilla estaba al cien, sino su mente. Confiado y sacando su impresionante trabajo de pie, Condit eliminó cualquier duda sobre si era un verdadero contendiente o no.

Hay una combinación de factores particulares en cada peleador, las condiciones que lo rodean, los porqués de sus ausencias y las maneras en las que regresan, al igual que el momento físico de su maduración natural del cuerpo. Cruz, Condit y Nurmagomedov siguen estando en sus mejores años, mientras Silva, se podría argumentar, ha hecho sus regresos durante el declive natural de su carrera. Habría que ver la manera en la Jon Jones reaparece en su intento de recuperar un título que nunca perdió. Jones no ha sufrido de lesiones, pero una ausencia prolongada y las presiones psicológicas por las que podría estar pasando juegan un rol importante en llevarlo a una grandeza mayor o a una decepcionante caída.

Casos de lesiones, ausencias y regresos hay muchos. Estos son algunos y el anticipado retorno de Khabib es otro intrigante caso. Para el bien de él, de la división y del deporte, todos esperamos el mismo talento con una mente incluso más madura y un cuerpo renovado para que no entregue los acostumbrados espectáculos, sólo que Tony Ferguson es una bestia y pondrá a prueba muchas cosas más que sólo su recuperación el 16 de Abril en Tampa.