Skip to main content

Los retos de McGregor en peso ligero

 

Nadie ha hecho lo que Conor McGregor intenta en UFC 205.
El campeón peso pluma está por embarcarse en su aventura en peso ligero, luego de un paso por peso welter esperando conseguir este título y ostentar dos cinturones a la vez.

Pero ¿qué peligros le representa a McGregor la división peso ligero?
Es un misterio, porque no hemos visto a McGregor competir en este nivel en 155 libras nunca, lo que podemos especular es lo siguiente.

Lo primero es venir a la mente es el juego de piso de varios de los Top 15, un aspecto de las MMA donde el irlandés nunca se ha destacado.
Y sí los pesos ligeros, empezando por el campeón Eddie Alvarez, quien tiene un promedio de 3.90 derribos por cada 15 minutos. Además que usa la lucha para cansar en el clinch a sus rivales y drenar el poder de sus brazos.

Ni decir otros como Nurmagomedov o Ferguson, su lucha y jiu jitsu es brutal.
Ello nos lleva a otro factor. Conor tiene justamente poder y velocidad en los puños, pero en su aventura welter se vio ya la disminución ante peleadores del mismo o mayor tamaño, y con mayor masa muscular en su cuerpo.

Claro, eso fueron solo dos peleas, ahora veremos si logra mantener esa velocidad en peso ligero.
Más que la velocidad su precisión será fundamental. McGregor acierta 6.02 golpes significantes por minuto, un altísimo y peligroso nivel. “Eddie (Alvarez) es fácil de golpear” dice el campeón pluma a su llegada a new York City, y es lo que buscaría, incluso si su poder se redujera ante Alvarez, el volumen haría la labor.

El tamaño es otra cosa ante la cual McGregor luchará en peso ligero, algo que fue muchas veces una ventaja en esta división pocas veces lo será. Sin embargo no le jugará en contra tampoco.
Este es un juego diferente para el irlandés, quien casi siempre ha mostrado algo que no variará ni en esta ni en ninguna otra división: inteligencia.

En su nueva aventura y si quiere extender su legado, tendrá que mantener esa frialdad estratega detrás de su habladuría. Su juego mental empieza desde antes de entrar al Octágono y ello no debería cambiar.
Este Sábado estamos por averiguarlo.