Skip to main content

Machida vs. Shogun, toma dos

Machida vs. Shogun, toma dos

Por Emiliano Cándido

El brasileño Lyoto Machida expondrá su título de campeón semipesado cuando se enfrente a su compatriota Mauricio “Shogun” Rua en una de las revanchas más esperadas de la historia de UFC. El próximo sábado también estará en juego el futuro de la división welter: Josh Koscheck y Paul Daley se enfrentarán por ver quién será el próximo retador de Georges St. Pierre.

 

Machida vs. Shogun, toma dos

Por Emiliano Cándido

El brasileño Lyoto Machida expondrá su título de campeón semipesado cuando se enfrente a su compatriota Mauricio “Shogun” Rua en una de las revanchas más esperadas de la historia de UFC. El próximo sábado también estará en juego el futuro de la división welter: Josh Koscheck y Paul Daley se enfrentarán por ver quién será el próximo retador de Georges St. Pierre.

El combate estelar de la noche tiene una historia conocida y muy reciente. El 24 de octubre del año pasado, los dos brasileños chocaron en un enfrentamiento muy parejo que se definió por pequeños detalles. Si bien la mayoría de la gente vio ganador a Mauricio Rua, los jueces dictaminaron lo contrario declarando vencedor a Lyoto Machida por decisión unánime.

Este sábado Machida (16-0) tendrá la posibilidad de mostrar su mejor versión para borrar esa mala imagen que dejó en su última presentación mientras que Rua (18-4) buscará la posibilidad de arrebatarle el cinturón en este segundo intento.

Si se retrocede en el tiempo, se nota que quien tiene todo por mejorar es el campeón. Shogun salió con una estrategia estupenda y contrarrestó de manera perfecta el “Estilo Machida”, ese karate que, por momentos, parecía indescifrable.

A fuerza de buenas patadas a las piernas y jabs, Rua fue desmitificando al “intocable” y poco a poco lo enmarañó de tal manera que Lyoto parecía perdido. A pesar de eso se las arregló para conseguir los puntos de los jueces y hacerse con la victoria.

Por esto es que el retador parece más endeble en esta situación, ya que tendrá que decodificar nuevamente el estilo e intentar hacer lo que sólo él pudo: poner en aprietos a Machida quien, por su parte, tendrá mucho material para estudiar y pulir los varios errores que tuvo en el primer enfrentamiento.

Sin lugar a dudas es un combate extremadamente cerrado que se definirá por pequeños detalles como aquel día. Si Rua sale desesperado por el nocaut y no se tranquiliza, será presa fácil de un campeón que hace del contraataque un estilo de vida. Si Machida sale con un planteo ofensivo, la pelea puede tomar un tinte dramático y ser de las mejores del año.

La segunda en importancia verá un duelo cuyo premio será la pelea titular frente al campeón de peso welter: Josh Koscheck medirá sus fuerzas con el inglés sensación de los últimos tiempos, Paul Daley para enfrentarse con Georges St. Pierre.

Koscheck (16-4) es un eximio wrestler que ha modificado su estilo y se transformó en un striker de excelente nivel. Con la mano muy pesada, Josh hizo retroceder a varios de sus rivales, pero no olvida sus bases y plantea combates muy inteligentes. Si necesita el derribo, lo busca, lo consigue y trabaja con mucha facilidad en el piso para buscar sumisiones que consigue con frecuencia.

Daley (23-8-2) es campeón mundial de Muay Thai, eso lo dice todo. Posee mucha potencia en sus combinaciones y puede poner en problemas a cualquiera con solo un golpe. Su mayor problema es la escasa capacidad de defensa que posee en el suelo. Por lo que deberá encontrar rápidamente su distancia para no verse de espalda en el piso haciendo lo que menos les gusta.

La pelea se puede tornar emocionante si mantiene el frenético ritmo que intentará el inglés. Pero si Koscheck es inteligente, se irá contra las rejas, utilizará el boxeo sucio y lo llevará al piso con facilidad. Daley tendrá como gran posibilidad de victoria un golpe al comienzo. Si no lo consigue, el ex TUF 1 tendrá todas las de ganar con el correr de los minutos.

En los pesos livianos el canadiense Sam Stout se enfrentará con Jeremy Stephens en un combate candidato a ser el mejor de la noche, ya que ambos son dos de los mejores strikers de la división.

Stout (16-5-1) viene de dar la mejor actuación de su carrera frente a Joe Lauzon. Una verdadera lección de cómo pelear de pie con un nivel de kick bóxing digno de los mejores exponentes de ese deporte. Ángulos en los golpes, patadas al cuerpo, jabs y rodillazos, todo combinado en 15 minutos de pura acción.

Stephens (17-5) es uno de los golpeadores más temibles de las 155 lbs. Sean directos, cruzados, uppercuts o rodillazos, los golpes de este joven peleador se sienten y hacen mella en los rivales con el correr de los minutos, aunque también pueden ponerlos a dormir inmediatamente.

Sería llamativo ver a estos dos peleadores yendo al piso. Será un festival entre dos strikers que gustan de noquear a su rival. El pronóstico es reservado. Stout es el más dotado de técnica, pero Stephens es el que tiene el poder en los puños así que cualquier cosa puede pasar.

Kimbo Slice hará su debut en los PPV cuando se enfrente con Matt Mitrione en un combate de pesos pesados entre dos ex integrantes de la casa de TUF 10.

Slice (4-1) es un pegador nato. Una buena técnica en los desplazamientos hasta que llega el bombazo. No tiene un buen estilo en el piso, pero sí sabe defenderse de los derribos. A pesar de tener tanto reconocimiento sobre sus hombros es un competidor que entrena muy duro y que siempre busca mejorar.

Mitrione (1-0) tiene características similares a su rival, pero maneja mejor sus patadas. Las combinaciones son lo suyo y puede noquear a cualquiera con un solo golpe. Tal y como hizo con Marcus Jones.

Una pelea que se planteará de pie y de la que alguien va a salir noqueado. No hay mucho por analizar. Entrarán al octágono, dejarán todo por salir con su brazo en alto y sólo estarán satisfechos si consiguen el nocaut.

El primer combate televisado verá el regreso del canadiense Patrick Cote frente al peligroso Alan Belcher. El local no pelea desde hace más de un año y medio cuando se lesionó en su pelea titular contra Anderson Silva.

Cote (14-5) es uno de esos peleadores que siempre da gusto observar. Es, sin lugar a dudas, uno de los más complicados de noquear. Debido a la dureza de su mandíbula, nunca ha sido siquiera derribado por un golpe y, en sus manos, hay casi el mismo poder. Peligroso por donde se lo mire, Patrick intentará retomar el camino de la victoria.

Belcher (14-5) es un excelente competidor de Muay Thai y tiene buenos movimientos en el piso. Sus combinaciones siempre complican a los rivales y los suele poner en aprietos debido a su alcance y velocidad.

La pelea en sí será de pie. Quizás Belcher intente disminuir el ritmo llevándolo contra las rejas, pero Cote sabe cómo salir de allí y seguir en su estrategia que, como en todas sus presentaciones, es muy sencilla: conseguir el espacio necesario para lanzar un buen golpe y terminar el combate por nocaut.

El también canadiense Joe Doerksen (44-12) regresa a UFC para medirse con el carismático Tom Lawlor (6-2, 1 NC). El local intentará llevar las acciones al piso, lugar donde su rival no se siente incómodo, pero la ventaja la tendrá Lawlor ya que su nivel en el intercambio de golpes es superior.

Siguiendo con los peleadores de Canadá, Jonathan Goulet (22-10, 1 NC) tendrá un duro combate frente a Marcus Davis (21-7). Goulet parece ser el que menos posibilidades de ganar tiene debido a que Davis es un excelente kick bóxer con mano dura y, si lo necesita, trabaja de manera excelente con sumisiones.

Otro que tendrá todo el público a su favor es TJ Grant (15-3) que, en las 170 lbs. se las verá con el invicto Johny Hendricks (7-0). Ambos muy buenos en el intercambio de golpes, pero un claro choque de estilos en el piso entre las palancas de Grant y el golpeo a ras de lona de Hendricks.

En los pesos pesados, otro que sentirá el apoyo del estadio será Tim Hague (10-3) que se enfrentará con Joey Beltrán (11-3). Un combate entre dos buenos golpeadores en el cual la ventaja parece estar del lado de Hague si las acciones se desarrollan en el piso.

Retomando los pesos welter, el japonés Yoshiyuki Yoshida (11-4) se medirá con Mike Guymon (12-3-1). Este combate es para los amantes del judo, ya que el peleador oriental es un as en dicha disciplina y siempre plantea sus combates en base a derribos propios de su arte marcial.

La primera pelea de la noche verá el regreso a UFC del local Jason MacDonald (22-12) frente al peligroso John Salter (4-1) en un enfrentamiento pactado en la división de los medianos.

Un evento que se espera desde hace mucho tiempo. Quizás es lejano, pero ese 24 de octubre de 2010 se mantiene vivo en la memoria de muchos fanáticos. Shogun quedó como el “campeón moral” y Machida perdió la credibilidad que había ganado con su contradictorio estilo.

El sábado no tendrán excusas y deberán dejar todo para convencer a la gente y al jurado, en el caso de que se extiendan por 25 minutos. Por eso, en este momento, es preciso citar a Dana White: “Nunca lo dejes en las manos de los jueces”, tómenlo o déjenlo, pero ese es un gran consejo.