Skip to main content

Matt Brown, el tiempo de la maduración

Por Emiliano Cándido

Muchos peleadores llegan a UFC con records perfectos, invictos o con sólo un par de reveses en su carrera. Ese no es el caso de Matt Brown. Ingresó a UFC con una estadística de 9-6, tomando peleas con poco tiempo de anticipación y un entrenamiento que distaba de ser el mejor. Ahora con su cabeza más enfocada y un planeamiento correcto, su record pasó a ser  12-7 y va en busca de más.

Por Emiliano Cándido

Muchos peleadores llegan a UFC con records perfectos, invictos o con sólo un par de reveses en su carrera. Ese no es el caso de Matt Brown. Ingresó a UFC con una estadística de 9-6, tomando peleas con poco tiempo de anticipación y un entrenamiento que distaba de ser el mejor. Ahora con su cabeza más enfocada y un planeamiento correcto, su record pasó a ser  12-7 y va en busca de más.

Brown tiene una rica historia en el Ultimate Fighting Championship. Primero pasó por la séptima temporada de TUF, venciendo a Josh Hall y Jeremy May hasta terminar perdiendo por sumisión ante el ganador del show Amir Sadollah en una pelea que parecía tener ganada.

Su momento llegó en la final de dicho evento. Allí se deshizo de Matt Arroyo y luego llegó la pelea más controvertida de su historial. Aparentemente le había ganado un combate muy duro al coreano Dong Hyun Kim, pero los jueces dijeron lo contrario y terminó cayendo por decisión dividida. Luego sometió a Ryan Thomas y, en lo que es su mejor pelea hasta el momento, le dio una verdadera paliza a Pete Sell en UFC 96 en marzo de este año.

Su próximo rival será el oriundo de Leicester, Inglaterra, y ganador de la novena temporada de TUF, James Wilks. En el marco del evento UFC 105: Couture vs. Vera a disputarse en Manchester, lugar al que entrará claramente como visitante.

“El Inmortal”, como se lo conoce a Brown, espera un combate muy complicado debido a que considera que su rival tiene mucho para dar, pero a su vez se siente seguro y cree que puede descifrar la estrategia para hacerse con la victoria.

“Creo que James Wilks es un gran reto para mí, es un peleador muy habilidoso en cualquier área del combate. Hace muchas cosas durante una pelea que pueden causarle problemas a todo el que se interponga en su camino, ahora me toca saber cómo resolver este rompecabezas. Estoy seguro de que será un enfrentamiento muy emocionante considerando que están chocando dos muy buenos estilos”, explica Matt.

Cree que su oponente del sábado 7 de noviembre no ha dado todo de sí aún y que iremos viendo paso a paso su evolución en el octágono ya que, según el propio Brown, ha ganado TUF sin mostrar lo que verdaderamente sabe hacer.

“Creo que Wilks aún no ha demostrado lo talentoso que puede llegar a ser. Nunca se mostro absolutamente dominante en TUF pero con eso le alcanzó para ganar todos sus combates. Tiene mucho que ofrecer pero todavía no lo hemos podido ver. Me parece que en nuestra pelea dará más de lo que mostró pero también sé que seguirá creciendo. Afortunadamente estoy preparado para todo lo que James pueda darme”, comenta.

Desde sus inicios Brown ha dado peleas muy interesantes debido a su constante ataque y estilo ofensivo que sólo busca terminar la pelea. Paradójicamente, no piensa en lo que pueden decir los fanáticos sino que en realidad considera que es la única manera viable para finalizar un combate.

“Me causa mucha gracia cuando la gente dice que le gusta ver mis peleas. La cosa es fácil, nunca pienso en hacer una pelea emocionante, ni por un segundo, sólo me enfoco en dar lo mejor de mí. Por suerte mi estilo le gusta a los fanáticos. Siempre intentó llevar adelante las acciones, ser muy ofensivo e intento finalizar los combates. Es por eso que no suelo pensar en ser o no emocionante. Pero cuando la gente ve que un peleador intenta terminar constantemente a su rival, se divierte y por eso me apoya”, expresa con sinceridad.

Su entrada en The Ultimate Fighter y su entrenamiento con Forrest Griffin, lo ayudó a estar en el octágono, pero también sabe que la experiencia a muchos les molesta debido a la falta de comunicación ya que no está permitido contacto alguno fuera de la casa o del centro de preparación.

“Verdaderamente disfruté estar en esa temporada hasta que fui eliminado. Pero estuve sólo una semana desde que perdí con Amir Sadollah así que no estuvo tan mal. A mucha gente no le gusta eso de no comunicarse, sin televisión, sin radio, sin internet, etc. En lo personal a mí me gusta esa idea, te ayuda a enfocarte para ser un mejor peleador”, comenta acerca de su experiencia.

Y explica por qué nunca le molestó el tema de la no relación con otras personas que no sean peleadores mientras practica: “Durante mis campos de entrenamiento dejo mi casa y tengo muy poca comunicación, muy poca vida, fuera de las prácticas y por eso no se me hizo tan complicado”.

En cuanto al enfoque de sus entrenamientos, no se queda con las frases de los fanáticos de su estupenda movilidad de pie y grandes aptitudes en el piso. Piensa que, de no mejorar, va a empezar a empeorar en ciertas cosas. Por lo tanto su único objetivo es entrenar cada vez más.

“Que me digan que tengo un excelente striking y un muy buen piso no está ni cerca de ser lo que yo quiero en cuanto a mi nivel. Necesito mejorar en todos los aspectos, pelear de pie, en el piso, wrestling, clinch, en todo. Si uno piensa que ya no se tiene que mejorar sea cual sea el aspecto del combate, lo dejará de entrenar y, por ello, comenzará a deteriorarlo. Nunca se debe dejar de entrenar por más refinados que tenga sus movimientos”, dice el peleador de 28 años.

En cuanto a elegir un oponente se muestra muy escéptico ante la idea, pero tiene un nombre en carpeta si tiene esa posibilidad.

“Nunca me ha gustado seleccionar a mis oponentes, mi trabajo es pelear, no elegir contra quien debo hacerlo. Pero si me forzaran a hacerlo sin dudas que elegiría a Chris Lytle. En primer lugar no tengo más que respeto para con Lytle, este no es un intento de llamarlo y comenzar con una guerra de palabras que nunca sirven para nada” dice Brown.

La explicación de su elección es la siguiente: “La razón por la que escogería combatir con él es porque ya peleamos antes fuera de UFC y me venció. Tomé esa pelea con mucha rapidez y no me entrené como tendría que haberlo hecho,  por eso me gustaría enfrentarlo con un entrenamiento adecuado. Además les garantizo que sería un combate excepcional”, expresa.

Su entrada en TUF fue para pelear en la categoría de los medianos, pero se vio superado físicamente y tomó la decisión de cortar peso para ingresar en la división de los welter, como había hecho durante toda su carrera.

“Nunca había peleado en los medios hasta que entré en TUF, por eso siempre me sentí bien haciéndolo en los welter. Estuvo bueno no tener que cortar peso para pelear durante el show. Tuve que combatir tres veces en seis semanas y nunca me sentí mal por mi estado físico o por tener que deshidratarme. Si bien lo hago para ingresar al octágono con 170 lbs. estoy confiado y sé que puedo enfrentarme con cualquiera que tenga el tamaño y la fuerza de un peleador de peso welter”, explica Matt.

Continuando con el relato, les pide a los seguidores que lo alienten cada vez que ingresa al octágono y promete mejorar cada vez que lo haga.

“Espero que todos los fanáticos de las Artes Marciales Mixtas me apoyen cada vez que me ven en el octágono. Les prometo que mejoraré con cada oportunidad que tenga para pelear. Continuaré evolucionando y peleando tan duro como pueda hacerlo”, asegura.

Y les deja un mensaje: “Ustedes son aquellos que me inspiran diariamente a enfrentar y mejorar. El deporte está creciendo a pasos agigantados y creo que será uno de los más grandes sino el más grande del mundo y estoy muy feliz de ser parte de él”.

Un verdadero guerrero que intentará demostrar que sigue su camino hacia oportunidades importantes cuando se mida con James Wilks el sábado 7 de noviembre en el UFC 105: Couture vs. Vera. Su estrategia será la de siempre, ir para adelante sin importarle recibir golpes. No tiene miedo a caer noqueado y si cae se levanta, por algo le dicen el inmortal.