Skip to main content

¿Michael Bisping se redefine o se retira?

El controversial peleador inglés, Michael Bisping, ha pasado por altibajos en sus últimos combates después de haberse mantenido en la contienda al haber ganado The Ultimate Figher 3. Ante el próximo reto, ¿se acerca el retiro, o seremos testigos de un Bisping redefinido?

Mantenerse en la cima de la división implica enfrentar a los mejores peleadores de la misma, y el próximo reto de Bisping cubre bien la descripción: el actual número cinco de los pesos medianos y ex campeón de Strikeforce, Luke Rockhold.

Bisping ha logrado mantenerse relevante durante los últimos ocho años en el UFC, desde que ganó TUF 3 como peso semicompleto. Con cuatro victorias al hilo, Bisping perdió por decisión dividida ante Rashad Evans, impulsándolo a la decisión de bajar a peso mediano.

En esta nueva división, Bisping siguió luciendo su pelea de pie – con la cual es mayormente reconocido como peleador – y con la habilidad de promocionar peleas como pocos, provocando a sus oponentes y generando controversias, el inglés siguió llamando la atención. Sin embargo, conforme se ha acercado a la cúspide de la división, ha caído al enfrentar oponentes de élite y dentro de la cima del ranking. Aunque ha enfrentado a peleadores de renombre, ha tenido dificultades en combates decisivos que le darían el pase por pelear por el título, siendo derrotado por Dan Henderson, Wanderlei Silva, Chael Sonnen, Vitor Belfort, y Tim Kennedy.

Después de su última victoria – una contundente sobre Cung Le – Bisping están en ese momento nuevamente; y para lograr ser considerado contendiente del título, tendrá que derrotar Rockhold, que por su parte también quiere esa consideración.

Rockhold es una auténtica amenaza para la división. Tiene sólo dos derrotas en su carrera de siete años. La primera fue su segunda pelea como profesional, y la última fue su debut en el UFC ante Vitor Belfort. Sin embargo, Rockhold lleva dos contundentes victorias consecutivas en el primer round sobre Tim Boetsch y Costas Philippou, y ha derrotado a figuras como Tim Kennedy, Ronaldo “Jacaré” Souza, y Keith Jardine. Rockhold es además uno de los peleadores más grandes y atléticos de la división, midiendo 1.91, y tiene un juego de pelea balanceado con su lucha, arsenal de sumisiones, y golpeo de pie.

Bisping ha mantenido un patrón de resultados de obtener una derrota después de cada victoria en las últimas siete peleas, consiguiendo un récord de 3-3 en las últimas seis peleas. El patrón indicaría otra derrota para Bisping. ¿Esta posibilidad significaría un paso hacia el retiro para el inglés de 35 años?

Romper patrones requiere romper esquemas, y Bisping deberá redefinir su estilo de pelea para poder lograrlo. La capacidad técnica de Bisping no es cuestionada, teniendo una pelea de pie pulida, efectivas defensas de derribo, y un sólido juego de piso para estar a la altura de cualquier peleador. No obstante, Bisping ha tenido dificultad en lograr ese paso espectacular que lo separe del resto del talento; y se verá obligado a hacerlo si quiere seguir su camino ascendente cuando enfrente a un peleador dinámico, completo, y con mucha hambre de tener nuevamente un cinturón de campeonato alrededor de su cintura.

El encuentro entre Bisping y Rockhold se realizará como la pelea estelar del UFC Fight Night en la Allphones Arena de Sídney, Australia el 8 de noviembre de 2014.

Síganme en Twitter: @DjatmikoWaluyo