Skip to main content

Michael Morales: Sinónimo De Perfección

El Ecuatoriano Espera Cerrar Con Tres Victorias En 2022

Michael Morales tendrá la oportunidad de acabar un 2022 de ensueño en UFC cuando se enfrente a Rinat Fakhretdinov, el 17 de Diciembre en UFC Vegas 66

El ecuatoriano ha mostrado que tiene una pegada espectacular y que no importa qué tan grande sea el escenario en el que le toque actuar, su misión está siempre puesta en salir con la mano en alto. 

En Septiembre de 2021 tuvo su primer contacto con el octágono al ganarse su contrato en UFC a través de Dana White’s Contender Series, con una contundente decisión unánime, sin embargo, esa solo fue una probadita de lo que es capaz

UFC 270 fue el evento en el que debutó Michael frente a Trevin Giles, quien sintió el poder de sus puños y cayó en el primer episodio. 

El ecuatoriano Morales regresó al octágono para UFC 277 para sostener su segunda contienda, ahora ante Adam Fugitt, en un duelo que le costó un poco más de trabajo, pero al final también logró el nocaut, acumulando una victoria más en su paso por UFC. 

Todo esto que ha alcanzado Michael no es producto de la casualidad, sino del esfuerzo constante de años de trabajo, primero en su natal Ecuador, donde debutó hace cinco años y, posteriormente, con su llegada a México para entrenar en Tijuana en el Entram Gym. 

Bajo el mando de Raúl Arvizu, Morales se ha convertido en una amenaza que va creciendo en el peso welter y que con un triunfo en Diciembre podría ser catapultado a un 2023 en el que los mejores de la división estén en su horizonte. 

La aduana que toca sortear a Morales será la más complicada con la que se haya topado, pues Fakhretdinov es un experimentado peleador que solamente ha caído en dos ocasiones en su carrera, pero tiene 20 triunfos, los últimos 15 de manera consecutiva. 

Aunque para Rinat, la pelea del 17 de Diciembre será apenas la segunda ocasión en la que entre al octágono de UFC, su anterior compromiso lo ganó por decisión unánime. 

Las condiciones están dadas para que Morales pueda terminar su primer año en el octágono con un paso perfecto, asegurándose un futuro importante en la élite de las 170 libras, una de las categorías más competidas.