Skip to main content

Momentos TUF: Emociones al por mayor

Los peleadores transitan por todo tipo de sentiientos y emociones alredor de un capítulo, así mismo por diferentes tipo de momentos. Reviva estos momentos The Ultimate Fighter, aquí.

Este episodio fue uno de los más importantes, primero que todo porque era el último antes de que estuvieran listas las semifinales y que viéramos a los mexicanos finalmente enfrentándose entre ellos en camino a la gran final del 15 de noviembre en la Ciudad de México en el UFC 180.

Comenzamos con el argentino Guido Cannetti que sigue molesto por la derrota sufrida la semana pasada con Marco Beltrán y que creó controversia, incluso cuando vimos que Caín Velásquez reconoce el error de los jueces. Guido sigue por todos lados diciendo que le robaron y hasta tiene un roce verbal con ¨Teco¨ Quiñónez, a quien le dice que si quiere pelear y que, si lo hacen, le va a arrancar la cabeza. Sí, así de molesto ante Cannetti con el resultado de su pelea.

Y a estas alturas de la competencia, ya Guido tiene a sus rivales mexicanos algo cansados de tantas quejas, les molesta a ellos la manera de ser del argentino, de quien piensan es bastante arrogante y se cree mejor que todos.

De los protagonistas de esta semana, nos damos cuenta que Leonardo es un enigma hasta para sus propios compañeros, quienes comentan que el nicaragüense pasa mucho tiempo solo, apartado y que no habla mucho. A esto, Morales nos dice que no es alguien de hablar mucho, que extraña un montón a su familia y que va a dejar que sus actuaciones hablen por él. Escuchar su voz es, de por sí, un acontecimiento.

Esto es algo que es significativo, sobre todo porque en las ediciones del TUF Latinoamérica los chicos son abiertos, alegres y muy hablantines, pero aquí nos hemos encontrado con un peleador que no comparte mucho en la casa y que prefiere estar en solitario. Estas situaciones son parte de lo que hacen del TUF una competencia única y tan original en el mundo de las MMA.

No quiero dejar pasar por alto la fiesta que se dieron los chicos del Team Velásquez en un restaurante en Las Vegas, donde comieron comida de su país y hasta se tomaron unos tequilas que les pusieron el ambiente bien alegre y los llevó a la piscina de la casa, lugar en que hasta Caín se dio su chapuzón con sus pupilos. De esa fiesta, lo mejor que pudimos ver es el placer que sintieron al disfrutar la comida de su país y el estar solo ellos, los mexicanos, pues desde el mismo comienzo han sido un equipo muy unido.

Esperemos a las reacciones de la próxima semana cuando tengan que pelear entre ellos en las semifinales.

Ahí nos vemos.

Me puedes seguir en twitter en @vikingomartell