Skip to main content

Nadie puede con él

Por Emiliano Cándido - BJ Penn retuvo el cinturón de campeón de pesos livianos tras vences por nocaut técnico en el quinto round a Diego Sánchez en la pelea estelar de la velada disputada en el Fedex Forum de Memphis, Tennessee. Quien también cosechó un importante triunfo fue Frank Mir que sometió en el primer round a Cheick Kongo.

 

Por Emiliano Cándido

BJ Penn retuvo el cinturón de campeón de pesos livianos tras vences por nocaut técnico en el quinto round a Diego Sánchez en la pelea estelar de la velada disputada en el Fedex Forum de Memphis, Tennessee. Quien también cosechó un importante triunfo fue Frank Mir que sometió en el primer round a Cheick Kongo.

Todos esperaban un encuentro parejo y cerrado en el que los pequeños detalles harían la diferencia, pero desde el primer golpe BJ Penn mostró que nada de eso iba a suceder.

En una demostración de solvencia y suficiencia, el hawaiano campeón de UFC, salió con todo en busca de arrasar a un Diego Sánchez que se veía superado por todos lados. Un brutal ataque inicial puso en jaque las posibilidades del retador al título que nunca pudo hacer algo para incomodar a Penn.

Si bien el tiempo se estiraba y los asaltos iban pasando, Penn (15-5-1) desmoronaba poco a poco la confianza de su rival. La estrategia de Sánchez (23-3) consistía en llevar las acciones al piso, pero nunca pudo hacerlo.

BJ hizo gala de su defensa de derribos, la mejor de las MMA en la actualidad, y fue consiguiendo los espacios que necesitaba para conectar los golpes en los momentos precisos.

Y así fue. Tras un derribo fallido por parte de Sánchez, “El prodigio” se lanzó al ataque. Una increíble patada en la cabeza, demostrando que quería finalizar el combate, le provocó a Diego un corte en la frente que se notaba peligroso.

Al advertir esto el referí Herb Dean, de excelente actuación a lo largo de la contienda, pidió la asistencia del médico de turno para determinar lo complicado de la herida. El doctor tomó la decisión más adecuada: el peleador no puede continuar.

El tiempo oficial se detenía a los 2 minutos y 32 segundos del quinto y definitivo asalto dándole la victoria (y tercera defensa titular) al aún campeón liviano de UFC: BJ Penn.

En la división de los pesados, Frank Mir quiere rehacer su camino al título y comenzó de la mejor forma tras conseguir una guillotina sobre Cheick Kongo tras 72 segundos de combate.

La pelea empezó pareja. Ambos buscaban una apertura que los deje de cara a un buen golpe. El primero que lo consiguió fue Mir (13-4) que con un estupendo zurdazo dejó al francés por el piso.

Mientras Kongo (24-6-1) intentaba recuperarse, Frank lo enganchó en una guillotina de la cual nunca pudo salir hasta que el referí se apiadó de él y le dio el triunfo al ex campeón, en una de las mejores actuaciones de su carrera.

En los pesos welter, el ex contendiente número uno al cinturón Jon Fitch venció por decisión unánime a Mike Pierce, en una pelea de trámite pareja y muy complicada para los jueces.

Si bien fue Fitch (24-3, 1 NC) que llevó las riendas del combate la mayor cantidad de tiempo, su rival mostró estar muy bien preparado para presentar batalla en el clinch y en el suelo, lugar donde Jon se siente como pez en el agua.

Pierce (9-3) tuvo su gran oportunidad al final de la pelea cuando conectó un par de buenos golpes que hicieron que su oponente tambaleara. Pero faltaba muy poco tiempo y no pudo hacer nada más que redondear una estupenda actuación.

Volviendo a las 155 lbs. otro ex retador al título, Kenny Florian, venció por sumisión al siempre emocionante Clay Guida en uno de los mejores combates que se dieron en Memphis.

Florian (14-4), que venía de perder frente a BJ Penn, inició las acciones en peligro, ya que el intenso golpeo en el piso de su rival lo acechaba constantemente. Pero tras algunos minutos de incomodidad fue llevando a cabo su estrategia, que consistía en mantener las acciones de pie y conectar sus codazos.

Uno de esos golpe cortó a Guida (25-8) que ya no fue el mismo. En el segundo round, Kenny salió con un estupendo directo de derecha que derribó a su rival. Rápidamente comenzó a lanzar golpes y le ganó la espalda. Fue solo cuestión de tiempo. Florian se posicionó y consiguió el estrangulamiento trasero que le daría la victoria a los 2:19 de ese asalto.

En el primer combate televisado de la noche, el holandés Stefan Struve le ganó al veterano Paul Buentello por decisión mayoritaria en un enfrentamiento muy cerrado.

Struve (23-3) salió a acortar distancias y llevar la pelea al piso, lugar donde era claramente superior. Ni bien consiguió el derribo comenzó a trabajar en busca de un estrangulamiento que nunca pudo conseguir porque Buentello (25-11) se defendía con lo poco que le quedaba.

Finalizado ese primer asalto las cosas fueron totalmente distintas. Con un Struve cansado, Paul aprovechó la situación para mantener las acciones de pie y comenzar a conectar sus mejores golpes, como uno que aterrizó de lleno en el mentón de su rival cuando intentaba un rodillazo volador.

Duros intercambios hasta que sonó la campana determinaron que la pelea iba a ser muy complicada de fallar. Tal es así que la decisión fue mayoritaria ya que uno de los jueces consideró que había sido un empate. A pesar de eso, los otros dos vieron ganador a Struve que se hace con su tercer triunfo consecutivo en UFC.

La mejor pelea de la noche fue la que vio ganador a Alan Belcher sobre Wilson Gouveia por nocaut técnico en el primer round.

No pararon un segundo de tirarse golpes. Belcher (14-5) caminando un poco más que su rival el octágono y conectando los mejores, pero Gouveia (12-7) se mostraba peligroso contra las rejas lanzando buenas combinaciones.

Así llegó el final, una buena andada del estadounidense lo dejó con el triunfo en sus manos cuando iban 3 minutos y 3 segundos de ese primer asalto.

La mejor sumisión de la noche fue para DaMarques Johnson quien aplicó un estupendo triángulo para vencer al mexicano Edgar García en el primer round, en la división de los pesos welter.

El comienzo del combate mostró a un García (7-2) muy seguro en los intercambios y con grandes golpes que entraban de lleno en la cara de su rival. Con un rápido movimiento, el mexicano se aseguró el control de las acciones en el piso y, gracias a una estupenda transición, aplicó una “corbata peruana” que casi le da el triunfo (vale destacar que el único peleador que consiguió una victoria por esa vía es CB Dollaway frente a Jesse Taylor).

Tras escapar de ese estrangulamiento, Johnson (15-7) cayó preso de un constante ataque en el suelo, pero con un simple movimiento de piernas cerró un triángulo espectacular. La única salida que le quedó a Edgar fue rendirse cuando iban 4:03 del primer asalto.

En las 155 lbs. Matt Wiman (11-5) dominó con claridad a Shane Nelson (13-5) y se llevó un triunfo importante por decisión unánime luego de 15 duros minutos.

En las 170 lbs. hubo otros dos interesantes enfrentamientos. Johny Hendricks (7-0) le ganó también por decisión unánime a Ricardo Funch (7-1) mientras que TJ Grant (15-3) hizo lo mismo, por nocaut técnico al 1:57 del primer round, sobre Kevin Burns (8-4)

En la división de los medianos, el brasileño Rousimar Palhares (19-2) venció a su compatriota Lucio Linhares (13-5) por sumisión (llave de talón) a los 3:21 del segundo round.

Y así se pasó otro espectacular años de UFC. BJ Penn demostró que es el peleador liviano más grande de la historia de las artes marciales mixtas y muchos otros cementaron su camino a una nueva oportunidad titular (Mir, Fitch y Florian).

Una noche plagada de grandes enfrentamientos que le dieron el broche de oro al 2009. El octágono cierra sus puertas, pero le deja la llave en la mano a aquellos que quieran probar suerte en el 2010.

El primer evento del año que viene será el 2 de enero, la pelea central será en Rashad Evans y Thiago Silva. Queda esperar. Se clausura el capítulo 2009 de UFC, pero está a punto de abrirse el 2010. Dentro de menos de tres semanas volverá la acción y todos tendremos que estar atentos. Otro año comienza y con él, nuevos desafíos… es sólo cuestión de que las horas pasen.