Skip to main content

Resultados de UFC113, Nuevo Campeóon

 

Por Emiliano Cándido

El brasileñoMauricio “Shogun” Rua se coronó campeón de pesos semipesados tras vencer por nocaut en el primer round a su compatriota Lyoto Machida. En la pelea co estelar de la velada, Josh Koscheck derrotó por decisión unánime al inglés Paul Daley y consiguió la posibilidad de retar a Georges St. Pierre por el cinturón welter.

 

 

Shogun es el nuevo campeón

Por Emiliano Cándido

 

El brasileño Mauricio “Shogun” Rua se coronó campeón de pesos semipesados tras vencer por nocaut en el primer round a su compatriota Lyoto Machida. En la pelea co estelar de la velada, Josh Koscheck derrotó por decisión unánime al inglés Paul Daley y consiguió la posibilidad de retar a Georges St. Pierre por el cinturón welter.

 

Todo estaba dando para tener una pelea central fantástica en la que dos estilos volverían a enfrentarse tras más de 6 meses. Aquel 24 de octubre el ganador había sido Lyoto Machida por una controvertida decisión de los jueces. Anoche, para evitar todo tipo de errores ajenos, Mauricio Rua consiguió el nocaut y se subió a la cima de las 205 lbs. de UFC.

 

Los dos afrontaron el combate de manera muy distinta de aquella primera vez. Rua (19-4) salió rápidamente en busca de intercambiar con su rival que pronto se sintió en aprietos y decidió recurrir a sus derribos para controlar a un Shogun que estaba sediento de revancha.

 

Con buenos movimientos, el retador pudo escapar del suelo y, en el clinch, conectó un derechazo que dio de lleno por encima de la oreja de Machida (16-1). Instantáneamente se desplomó en el piso, Rua sintió que sus golpes había puesto en peligro al campeón y se lanzó con todo para finalizar el combate. Su sueño se cumplió, tras 3 minutos y 35 segundos el cinturón de pesos semipesados de UFC ya estaba en su poder.

 

El “estilo Machida” tan criticado en muchas oportunidades, ya tiene su piedra en el zapato y se llama “estilo Shogun”. Un peleador que nunca se da por vencido es ahora quien lleva las riendas de la división más completa del mundo de las artes marciales mixtas y busca contendientes para un título que está muy fresco en sus manos. ¿Nombres? Sobran: Rashad Evans, Quinton Jackson, Rogerio Nogueira y Forrest Griffin entre otros.

 

La segunda pelea en importancia de la noche determinaría no sólo al director de un equipo en The Ultimate Fighter 12, sino que también le daría la chance al vencedor de pelear por el título de los pesos welter. Josh Koscheck fue mucho para Paul Daley y lo venció categóricamente por decisión unánime sin siquiera pasar un sobresalto a lo largo de los 15 minutos que duró la contienda.

 

Koscheck (17-4) entró con una estrategia inteligente y la usó a la perfección. A sabiendas de que Daley (23-9-2) fue campeón mundial de Muay Thai, su planteo se basó en comenzar en una postura defensiva para poder ganar espacio en el octágono y conseguir un derribo con facilidad. Y lo obtuvo todas las veces que lo intentó.

 

El inglés, frustrado, no tuvo las armas suficientes para llevar a cabo un combate que, al menos, ponga en peligro a Josh en algún momento. El wrestler unidimensional de TUF 1 apareció y estuvo muy cerca de conseguir un estrangulamiento trasero, pero no pudo cerrarlo.

 

Con este triunfo Koscheck peleará por primera vez por un título de UFC y, como si fuera poco, tendrá su tan ansiada revancha frente al canadiense Georges St. Pierre. Vale destacar que “Kos” fue el último peleador en ganarle un round al campeón (aunque en ese momento no lo era) el 25 de agosto de 2007, ¿sorprendente no?

 

El mejor combate de la noche fue para Jeremy Stephens que venció por decisión dividida al local Sam Stout, luego de 15 minutos muy entretenidos de puro intercambio.

 

Los tres jueces vieron el combate de manera distinta ya que nadie dictó la misma tarjeta pero, a pesar de eso, se puede vislumbrar dónde fue que se generaron las coincidencias.

 

El primer round fue todo de la fuerza de los puños de Stephens (18-5) que, con varios golpes de su mejor repertorio, hizo retroceder y hasta logró tirar a su rival con un perfecto directo de derecha.

 

El segundo tuvo la misma tónica pero Stout (16-6-1), impulsado por el público que agotó las localidades, demostró más técnica y sus aciertos parecieron más concretos que los de su rival, pero en menor cantidad. Por lo que aquí estuvo la clave del combate.

 

Ya en el tercero un Stephens cansado poco pudo hacer ante los mejores movimientos del canadiense que no acusó esfuerzo alguno y fue por la victoria. Con grandes golpes en el suelo estuvo cerca de obtenerla, pero, al no poder hacerlo, terminó sucumbiendo en manos de Stephens que consigue la mejor victoria de su carrera.

 

En los pesos pesados Matt Mitrione terminó con las aspiraciones de la estrella de peleas callejeras, Kimbo Slice, tras vencerlo por nocaut técnico en el segundo asalto.

 

Con un repertorio realmente sorprendente de golpes e intentos de sumisión, Mitrione (2-0) dominó de principio a fin a Kimbo (4-2) que no pudo hacer nada ante su rival.

 

La diferencia estuvo a favor de Matt por las patadas. Altas, al medio del cuerpo y a las piernas hicieron mella en Kimbo que poco a poco fue sintiendo el esfuerzo. Ya en el segundo round el ganador consiguió montar a su rival y se cansó de pegarle hasta que el árbitro (muy lento para dar por finalizado el combate) lo detuvo y lo declaró triunfador cuando iban 4:24.

 

La primera pelea de la noche vio ganador al talentoso Alan Belcher por sumisión en el segundo asalto ante el canadiense Patrick Cote, que hace más de un año y medio que estaba fuera del octágono por una lesión.

 

Belcher (15-5) salió con todo desde el principio y se animó a intercambiar con su rival. El primer round lo dominó debió a las mejores combinaciones que realizaba.

 

Cote (14-6) salió frustrado por todo en el segundo asalto y casi lo consigue. Conectando derechas e izquierdas por todos lados hizo retroceder varias veces a su oponente, sin poder aplicarle el golpe de gracia. Como pudo Belcher arrojó a Patrick al piso con un derribo (¿ilegal?) que hizo que el canadiense pierda un poco la orientación. Muy rápidamente, Belcher se prendió del cuello y sólo salió cuando Cote se rindió a los 3:25.

 

En otro entretenido combate de pesos medianos, Joe Doerksen venció por sumisión en el segundo round a Tom Lawlor. Un combate de “toma y dame” en el que ambos se dieron con todo. Una primera vuelta favorable a Lawlor (6-3, 1 NC) pero en la siguiente, Doerksen (45-12) revirtió una posición complicada y consiguió el estrangulamiento trasero a los 2:10.

 

En las 170 lbs. Marcus Davis venció por nocaut técnico al minuto y 23 segundos del segundo asalto a Jonathan Goulet. Davis (22-7) estuvo a punto de conseguir la victoria en el primer round con una guillotina, pero Goulet (22-11, 1 NC) pudo escapar, así que Marcus tuvo que volver a su determinante boxeo para derribarlo con un fuerte cruzado de derecha y terminarlo con un par de golpes más en el suelo.

 

Siguiendo en los pesos welter, Johny Hendricks mantuvo su invicto en la pelea más difícil de su carrera tras vencer a TJ Grant por decisión mayoritaria. Luego de tres rounds muy cerrados Hendricks (8-0) impuso su mejor boxeo y wrestling frente a un Grant (15-4) que terminó frustrado por la derrota.

 

En los pesos pesados, Joey Beltrán (12-3) venció por decisión unánime a Tim Hague (10-4) en una pelea de interesantes intercambios y buenos movimientos.

 

Una de las mayores sorpresas de la noche la dio Mike Guymon (13-3-1) que realizó un planeamiento perfecto y derrotó por decisión unánime al japonés Yoshiyuki Yoshida (11-5).

 

La primera pelea de la velada vio ganador a John Slater (5-1) por nocaut técnico a los 2:42 del primer round frente a Jason MacDonald (25-14) quien tuvo que retirarse del combate tras sufrir múltiples fracturas en su pierna luego de no poder defender correctamente un derribo.

 

Una estupenda noche de combates coronada con un espectacular y sorprendente nocaut. Mauricio “Shogun” Rua sabía que su pelea debía finalizar antes del límite para terminar de una vez por todas con las especulaciones. Sin dejarse intimidar frente a un deslucido campeón, fue al frente y lo terminó en el primer asalto.

 

De forma distinta, pero igual de efectiva Josh Koscheck terminó con Paul Daley y se colocó en el primer lugar como aspirante a la corona welter.

 

Rápidos nocauts, buenas sumisiones y peleas muy cerradas definidas por pequeños detalles. Una noche que marca la nueva era en la división de los pesos semipesados. Ya terminó la del “Dragón” y anoche comenzó la de “Shogun”