Skip to main content
Peleadores Latinos

Sangre Mexicana En TUF Latinoamérica: Gutiérrez vs Salas

Semana tras semanas estaremos traemos las técnicas destacadas de cada episodio de la temporada dos de The Ultimate Fighter Latinoamérica. El tercer combate de la temporada fue uno intenso, lleno de intercambios y una cerrada decisión.


Siguió el equipo liderado por Kelvin Gastelum en control tras la victoria del mexicano Erick “Perry” Montaño sobre el peruano Marco “Knockout” Olano; y la segunda pelea de peso ligero del torneo fue entre dos mexicanos, y dos de los peleadores más completos: el capitalino Daniel “Cazador” Salas y el jalisciense Horacio “Punisher” Gutiérrez.

La pelea entre Salas y Gutiérrez fue verdaderamente una pelea, un batalla que se tuvo que extender al tercer round después de que se dividieran los primeros dos rounds. Los quince minutos de combate se convirtieron una demostración técnica combinada con valentía y corazón, en los que hubo de todo, intercambio con las manos, codos, pateo, rodillas, clinch, derribos, intento de sumisiones, raspadas y control de octágono. Se emplearon realmente todos los elementos que permiten el reglamento de MMA y el uso adecuado de la jaula y el octágono.
Vea>>>Recapitulación completa del tercer episodio de TUF Latinoamérica

Al final, Horacio terminó con la mano en alta tras una decisión mayoritaria, y dándole por primera vez el control al equipo liderado por Efraín Escudero. Podríamos señalas muchas técnicas empleadas, y vale la pena mencionar el buen uso de la reja en la defensa de los derribos y para recuperar posición por ambos peleadores. Horacio resistió la presión de Daniel durante el primer round, trabajando bien su clinch con el gancho por encima, o el whizzer como se le conoce en inglés dentro del ámbito de la lucha. Con esa posición, Horacio lograba neutralizar el brazo de Daniel, y con el uso de la jaula, sacando la cadera y ampliando su parado, logró defender la mayoría de los derribos para poder separarse y continuar con el intercambio de pie. Cuando Daniel por fin llevó al piso, de nuevo Horacio mostró buen entendimiento de la recuperación, presionando la cabeza de Danny con mano y brazo, alejándolo de su torso para poder sentarse con la espalda sobre la reja e ir parándose poco a poco. En el segundo round, Daniel utilizó la misma técnica para pararse y en el tercero, cuando Daniel estaba en la posición superior sobre la lona, giró a Horacio lejos de la reja para evitar que se repitiera la técnica. Así, a lo largo de la pelea, vimos mucho trabajo de clinch con rodillas y codos, derribos y defensas de los mismos.

También vale la pena destacar las patadas de giro que fue utilizando Daniel para mantener a Horacio a la distancia cuando comenzaba a dominar con presión y golpes. Funcionaban bien e incluso lograron conectar un par de veces. Por su lado, Horacio trabajo bien los codos, entendiendo la efectividad de estos en la corta distancia, conectándolos cuando se separaban en el clinch, y los utilizó mucho para mermar la presión de Daniel cuando lo ponía contra la reja. Horacio defendía los derribos y conectaba codos en un ángulo para evitar la nuca, aunque varias veces sí pegó sobre la nuca. Un par de advertencias por parte del réferi y la pelea continuó, pero Horacio supo manejar los ataques con el codo en corta distancia.

El dúo de mexicanos chocaban guantes en cada inicio de round, mostrando respeto y reconociendo el trabajo de cada uno. El primero lo logró dominar Daniel, presionando más, consiguiendo derribos y manteniendo el ritmo de la pelea entre los intercambios en los que ambos conectaban. Sin embargo, los golpes de Horacio lucían más sólidos y Daniel comenzaba a disminuir su ritmo de pelea. A pesar del buen round inicial, su incapacidad de mantener el ritmo fue lo que terminó mermando el resto de la pelea para él.
Video>>>Razones para pelear: Horacio Gutiérrez

Horacio mantuvo conectando sólidos golpes mientras que los de Daniel parecían disminuir en fuerza y velocidad. Además, el jalisciense fue tomando el centro del octágono y los movimientos del capitalino se volvían defensivos. Los derribos, clinch y golpes parecían reacciones defensivas ante el poderío que manejaba Horacio en sus puños. Esto fue la clave para que Horacio terminara con la mano en alto. El control de octágono, hay que recordar, es uno de los componentes que evalúan los jueces; y en una pelea cerrada lleno de intercambios, muchas veces esto termina siendo el último factor, y creo que lo fue en este caso.

El control de octágono se puede conseguir por distintas razones. Técnicamente hablando, hay que saber caminar y manejar los espacios del octágono, distribuyendo los movimientos ofensivos y ataques para mantener al oponente rodeando y a la defensiva. Otro elemento para controlar la jaula siempre ha sido la condición física. Pareció que ambos jugaron un papel para que Horacio fuera tomando el control de la jaula, además de que los golpes fueron mermando la resistencia de Daniel, y creo que éste fue la clave para el triunfador.

Con el control, el Equipo Escudero anunció la siguiente pelea en la división wélter, llamando al argentino Kevin Medinilla de su equipo, y al español Enrique Marín del Equipo Gastelum.