Skip to main content

Se dio la lógica

Por Emiliano Cándido - Como se esperaba desde el comienzo del show, Roy Nelson se coronó campeón de The Ultimate Fighter 10: Los pesos pesados, tras noquear a Brendan Schaub en la final. En otros resultados importantes Matt Hamill venció por descalificación a Jon Jones y Kimbo Slice tuvo su debut triunfal en UFC tras deshacerse de Houston Alexander por decisión unánime.

 

 

Por Emiliano Cándido

Como se esperaba desde el comienzo del show, Roy Nelson se coronó campeón de The Ultimate Fighter 10: Los pesos pesados, tras noquear a Brendan Schaub en la final. En otros resultados importantes Matt Hamill venció por descalificación a Jon Jones y Kimbo Slice tuvo su debut triunfal en UFC tras deshacerse de Houston Alexander por decisión unánime.

Todos aquellos que apostaron por ver a Roy Nelson con el trofeo de esta décima temporada de TUF tuvieron razón. Quizás desprestigiado por las últimas dos derrotas que había tenido como profesional, Roy tuvo que salir a ganarse su pasaje a UFC como había sucedido con Mac Danzig hace unos años.

Nelson (15-4) fue paso a paso demoliendo rivales: Kimbo Slice, Justin Wren y James McSweeney fueron sus primeras víctimas. El sábado por la noche le tocó a Brendan Schaub, que nada pudo hacer frente a las poderosas manos de su experimentado oponente.

Si bien el comienzo de la pelea fue parejo y ambos mantuvieron ataques estratégicos, Schaub (5-1) era quien conectaba los mejores golpes. A pesar de eso, un par de buenos contraataques de su contrincante lo pusieron a la defensiva y un tremendo directo de derecha lo dejó desplomado en el piso.

El referí se interpuso entre ellos e inmediatamente detuvo las acciones cuando sólo habían transcurrido 3:45 de la primera vuelta. De esta forma Nelson obtiene un premio que le costó trabajo, pero no tan duro como el que suelen tener los ganadores de este show ya que con extrema solvencia se hizo acreedor de un contrato de seis cifras con UFC.

El combate co estelar de la velada vio a Matt Hamill recibir una paliza a manos de Jon Jones, pero finalmente salió con la victoria luego de que su rival fuera descalificado tras conectar un codazo ilegal.

“Bones” siguió mostrando su poca ortodoxa técnica a la hora de golpear y derribó con mucha facilidad a su oponente. Una vez en el suelo, lo montó y comenzó a descargar una lluvia de golpes y codazos. Si bien Hamill (9-2) se defendía, el árbitro estaba muy cerca de parar el combate y declarar ganador a Jones (9-1).

Quizás pecó de inexperto o cometió un error por querer finalizar lo más rápido posible el combate, pero el moreno peleador impactó un codazo descendente (acción no permitida por las reglas de UFC) en la cara de su rival y le abrió un gran corte entre los ojos. El médico de turno ingresó y dio por finalizada la contienda.

Aunque todos creían que Jones se había hecho con la victoria, Steve Mazagatti, referí de la pelea, pidió ver las repeticiones instantáneas. En ese momento vio que un golpe ilegal había producido el corte en Hamill y por eso lo nombró vencedor por descalificación cuando iban 4:14 del primer round.

En el combate más esperado de la noche Kimbo Slice se llevó la victoria en su debut en UFC tras vencer por decisión unánime al golpeador de Nebraska, Houston Alexander.

A pesar de los antecedentes de ambos competidores que no hacía prever una pelea larga, terminaron en las tarjetas de los jurados. Slice (4-1) fue quien más intentó para ganar ya que su rival se dedicó a esperarlo y a correr por el octágono.

Quizás la estrategia de Alexander (9-5, 1 NC) era cansar a Kimbo y noquearlo luego de varios minutos. Pero él resultó ser más afectado y su oponente era quien más golpes conseguía por lo que se le hizo cuesta arriba y por eso terminó perdiendo.

Párrafo aparte para la evolución que ha demostrado Kimbo que intentó llevar las acciones al piso con un suplex verdaderamente estupendo e intentó dos estrangulaciones: Una trasera y otra mediante un triángulo de brazo (ninguna de las dos las pudo concretar).

En la división de los livianos, Frankie Edgar pudo celebrar su tercera victoria consecutiva tras vencer por sumisión al hasta ese momento invicto Matt Veach, que nada pudo hacer frente a un rival que ya pide pista por el cinturón.

Edgar (11-1) mostró un boxeo muy contundente. Con rápidos movimientos de entrada y salida con puños fue complicando a un Veach (11-1) que respondía yendo en busca del derribo que lo deje trabajar con tranquilidad en el suelo.

Muy parejo fue el primer asalto, con ambos competidores dominando en diferentes facetas, pero el segundo fue completamente diferente. Frankie salió en busca de una pelea que lo favorecía en el intercambio de golpes, allí conectó un buen derechazo que hizo retroceder a su rival. Ya era tarde, cuando Veach se dio cuenta lo tenía encima castigándolo.

Pasaron unos segundos, Edgar ganó la espalda y aplicó un estrangulamiento trasero excelente con el que dio finalizada la pelea cuando iban 2:22 de ese segundo round.

En lo que tal vez fue la sorpresa de la noche Matt Mitrione noqueó a Marcus Jones tras haber sido dominado en el primer round.

Mitrione (1-0) debutó como profesional de la mejor manera posible: un excelente nocaut cuando sólo iban 10 segundos de la segunda vuelta. El primer round había sido dominado por Jones (4-3) que, haciendo gala de su excelente juego de piso, llevó las acciones allí y controló a un Matt que no tiene siquiera un año de práctica en esa faceta.

A pesar de eso se recuperó y, ni bien vio la posibilidad, conectó un directo que hizo que el gigante que estaba frente a él se desplomara ante sus ojos. Un par de golpes más y el referí le dio el triunfo.

En acciones preliminares, James McSweeney mostró una gran mejoría en el piso y venció por nocaut técnico a uno de los favoritos del público Darrill Schoonover cuando iban 3:20 del tercer round.

McSweeney (13-5) mostró muy buenas combinaciones de pie pero, sobre todas las cosas, una estupenda evolución en el piso. Schoonover (10-1) consiguió varias llaves de brazo que estuvo cerca de concretar y no lo hizo debido a las grandes defensas de su rival.

Aprovechándose de un Darrill cansado, James empezó a lanzar golpes muy duros que hicieron que el árbitro de por finalizado el combate, dándole al peleador nacido en Inglaterra la victoria.

La primera pelea de integrantes de TUF de la noche la ganó de manera muy ajustada Jon Madsen (4-0) sobre Justin Wren (10-2). La decisión fue dividida a favor del poderoso wrestler que se mantiene invicto y con chances de conseguir algunos buenos combates en el octágono.

En acción de pesos semipesados, Brian Stann (8-2) retoma poco a poco el nivel que lo consagró campeón de WEC y venció por decisión unánime a Rodney Wallace (9-1).

En lo que puede llegar a ser el regreso durante un combate más electrizante de los últimos tiempos, John Howard (13-4) se sobrepuso a dos rounds adversos y gran parte del tercero para noquear a Dennis Hallman (64-13-2, 1 NC) cuando sólo faltaban 5 segundos para que se termine la pelea.

El primer enfrentamiento de la noche vio ganador a Mark Bocek (8-2) quien sometió a Joe Brammer (7-1-1) mediante un estrangulamiento trasero a los 3:36 del primer round.

Otra entretenida noche de combates que presenta el octágono más famoso del mundo. Una puerta grande se le abre a Roy Nelson en este nuevo mundo que es para él UFC. Si bien tiene mucha experiencia y se ha rozado con los mejores, ahora es tiempo de probar por qué es el “Ultimate Fighter”.

Pero no sólo a Nelson, también a gente como Brendan Schaub, Matt Mitrione, Kimbo Slice, James McSweeney y Jon Madsen se les abre una gran puerta hacia el futuro.

Ahora ellos son los responsables de cerrarla o mantenerla abierta. Su futuro está en sus manos. El primer paso lo dieron, pero el octágono del que ahora tienen la llave está lleno de gente que no les van a hacer la estadía sencilla. Sólo les queda una cosa, pelear por ese lugar.