Skip to main content

Team Werdum: Leonardo "Chimmy" Morales

Leonardo Morales se mostró feliz tras su cómodo triunfo ante Masio Fullen y resaltó el orgullo que siente por representar de semejante forma a Nicaragua. “Esto me da la confianza para seguir trabajando duro”, comentó “Chimmy”.

Cada una de sus patadas bajas era un balazo en la pierna izquierda de Masio Fullen. Sin encontrar la fórmula para detener el ataque, el mexicano iba sintiendo como segundo a segundo su rodilla comenzaba a inflamarse y a teñirse de rojo. Con la paciencia que caracteriza a la araña, Leonardo Morales fue construyendo su victoria de a poco hasta que finalmente logró el tan buscado nocaut.

“Yo sabía que íbamos a estar de pie, somos dos strikers. Tenía que manejar la distancia y patear bastante”, analizó “Chimmy”, quien relató que subió al octágono con su estrategia en la cabeza y jamás se salió de la misma. “Siempre estuve seguro de que iba a ser una pelea difícil”, agregó, dejando en claro que no se imaginaba finalizando el combate antes de tiempo.

Leonardo es uno de los personajes más callados del equipo Werdum y en su silencio esconde todo lo que extraña a su familia, que se encuentra en su país natal. Fue el último participante en salir a pelear en la ronda inicial, y no decepcionó a su coach, entregándole la segunda sonrisa al elenco latinoamericano. “Me sentí muy emocionado y le agradezco a Dios por darme una victoria. Y también me dio más confianza para seguir trabajando duro”, contó.

Dentro de la casa se lo pudo ver muchas veces apartado del resto de sus compañeros en los ratos de tiempo libre, aunque en los entrenamientos era uno más de los que dejaba el alma para lograr el tan buscado sueño de ser un peleador del UFC. Morales, de apenas 21 años, no sintió en ningún momento la falta de experiencia y sorprendió a todos en el octágono mostrando una madurez que no suele ser característica en los jóvenes de su edad.

“Todo el equipo quedó muy contento con la victoria”, detalló “Chimmy”, quien primero fue lastimando a su rival a fuerza de patadas bajas. Ya en el segundo asalto, Masio, dolorido, buscó defender abajo y agachó la cabeza, momento en el cual Morales levantó la pierna y la impactó directamente contra el rostro del mexicano, quien cayó desmayado al suelo y sin reacción alguna. Apenas consumado el nocaut, todo el equipo Werdum estalló de alegría mientras el propio Dana White no salía de su asombro tras semejante golpe.

Por último, Leonardo comentó qué siente luego de haber debutado en The Ultimate Fighter con una victoria, teniendo en cuenta el inmenso sacrificio que hizo para llegar al lugar que hoy ocupa. “Esto significa una gran bendición que Dios me está dando. Orgulloso de representar a Nicaragua y a Extreme Combat Academy. Todos en mi país están muy contentos por mi participación en el Reality”, cerró.

Podés seguirme en Twitter: @fedenogueira25