Skip to main content

Tom Lawlor, detrás del personaje

Por Emiliano Cándido - Quizás muchos hayan oído hablar de este peleador por sus extravagancias. Ingresar a un pesaje con el torso pintado imitando a un espectador no lo hacen todos y tampoco entrar con unas gafas tan particulares. Pero Tom Lawlor sí se anima a hacerlo. ¿Es un personaje o es así en realidad? Pronto lo descubriremos.

Su estadía en UFC llegó de la mano del famoso The Ultimate Fighter, en su temporada número 8. Fue seleccionado por Frank Mir y tuvo la difícil tarea de medirse en su primer combate ante el eventual campeón del show: Ryan Bader. ¿El resultado? Perdió por nocaut en la primera vuelta.

Desde el octágono, Por Emiliano Cándido

Quizás muchos hayan oído hablar de este peleador por sus extravagancias. Ingresar a un pesaje con el torso pintado imitando a un espectador no lo hacen todos y tampoco entrar con unas gafas tan particulares. Pero Tom Lawlor sí se anima a hacerlo. ¿Es un personaje o es así en realidad? Pronto lo descubriremos.

Su estadía en UFC llegó de la mano del famoso The Ultimate Fighter, en su temporada número 8. Fue seleccionado por Frank Mir y tuvo la difícil tarea de medirse en su primer combate ante el eventual campeón del show: Ryan Bader. ¿El resultado? Perdió por nocaut en la primera vuelta.

A pesar de eso tuvo su oportunidad en el octágono, en la final de dicho evento. Allí sacó a relucir todas sus credenciales en wrestling y se llevó una gran victoria ante Kyle Kingsbury. Pelear en los semipesados era un gran reto para él ya que todos sus rivales eran más grandes.

Al notar esto tomó la decisión de comenzar su carrera en las 185 lbs. donde sólo peleó 55 segundos ya que hizo rendir rápidamente a un duro rival como CB Dollaway y obtuvo el premio a la mejor sumisión de la noche en el espectáculo más relevante de la historia de las AMM: el UFC 100.

Este lunes el rival en cuestión es Aaron Simpson, curiosamente compañero de equipo de Bader y Dollaway en el gimnasio Arizona Combat Sports, por lo que la serie se desempatará.

Si bien considera a su oponente como un buen hombre, debe pelear porque su trabajo depende de ello, así que intentará dar lo mejor de sí para salir con su mano en alto.

“Aaron Simpson es un peleador muy duro, parece ser un hombre muy amable cuando hace las entrevistas. Tengo amigos que entrenan con él y me dicen que es muy bueno en todo lo que hace. Nunca hubiera elegido pelear con él, realmente preferiría ir a un bar y tomar unas cervezas mientras hablamos de este deporte”, comenta este carismático peleador.

Se toma un tiempo, lo reflexiona y continúa: “Pero pensándolo bien, por esto nos pagan, somos pocos los que tenemos la suerte de estar en UFC así que daré todo de mí para hacerme con el triunfo. Y después sí, lo voy a invitar a tomar algo conmigo”.

Es el momento de los recuerdos de sus primeros pasos y la pregunta cae sobre The Ultimate Fighter. Un show que le cambió la vida ya que gracias a eso se tomó más a pecho esta actividad.

“Haber podido ingresar en ese reality fue una experiencia extraordinaria. Yo era nuevo en lo que se refiere a las artes marciales mixtas, sólo me había dedicado enteramente a esto por 3 o 4 meses. Antes tenía que preocuparme por mi trabajo y otras cosas por lo que se me hacía muy complicado”, dice Lawlor recordando esos tiempos en los que entrenaba sólo por amor al deporte.

“Ver entrenar a todos esos peleadores y estar en un equipo junto a ellos fue algo que me hizo abrir los ojos así que empecé a dedicarme más tiempo a esto”, relata con sinceridad.

Si bien tiene un muy buen wrestling, manejo de las sumisiones y control de las distancias es muy crítico con sus actuaciones.

“Quiero mejorar en todo. No soy bueno en nada en especial y muy pocos tiene la posibilidad de ser bueno en todo lo que hacen. Mantendré mi entrenamiento en Orlando, con mis compañeros originales, pero también voy a comenzar a viajar a otras partes para intentar absorber un poco de práctica de cada lugar”, comenta.

Y concluye con lo que él cree que es el secreto para fortalecerse como un verdadero artista marcial mixto: “Mantener la mente abierta es lo que me ayudará a ser un peleador completo”.

Si bien muchos peleadores fijan metas a largo plazo, este parece no ser el caso de Lawlor que hasta se anima a bromear con su futuro.

“Mi objetivo más próximo en UFC es vencer a mi próximo oponente, así que ahora estoy enfocado en Aaron Simpson. Luego me gustaría pelear en los pesos pesados. La otra vez lo tomaron a broma pero voy a pedírselo a Dana White, a Joe Silva a los Fertita, a quien sea con tal de no tener que cortar más peso”, revela.

Pero también se sincera y cuenta el por qué de ese pedido: “Me gusta comer y tener que marcar 185 lbs. en la balanza es muy complicado para mí”.

Al verlo tan locuaz ante las cámaras tanto en los pesajes como en TUF, la pregunta se torna inevitable, ¿es así en verdad o crea un personaje?

“Creo que es un personaje que cambia todos los días de mi vida. Quizás un día me encuentren como una persona muy sombría, endemoniado y que le gusta sentarse en lugares oscuros mirando a la gente. Quizás otro esté con ganas de que me vean todos y me visto raro para salir a la calle”, explica Lawlor.

Y concluye su frase con algo que quizás deja a entrever lo que en realidad es: “Creo que soy el único que tiene esta personalidad en el deporte y eso me gusta demasiado, si quiero resaltar lo hago y si no quiero hacerlo me quedo tranquilo”.

A los fanáticos les dejó un mensaje tan claro como el agua: “Disfruten de la vida, si lo que hago los ayuda, me alegro y si no los pude ayudar, al menos lo intenté”.

Entonces la duda sigue planteada ¿Persona o personaje? Algo sencillamente indescifrable. Pero Tom Lawlor hace de su vida una aventura y quizás eso es lo más importante que deja.

Hemos ido detrás del personaje pero no pudimos darnos cuenta si nos enfrentamos con la verdadera realidad. Una realidad que tal vez pueda verse el próximo lunes. No se podría precisar si sabremos cómo es la persona pero sí sabremos cómo es el peleador.