Skip to main content

TUF 20, Conozca a las Peleadoras: Alex Chambers

Introduciendo a las peleadoras The Ultimate Fighter: Una Campeona Será Coronada. Esta vez traemos a Alex Chambers, una peleadora que ha hecho crecer su récord con impresionates victorias y finalizaciones.

No quise ser el mensajero de malas noticias para Alex Chambers, pero es muy posible que cuando comience el rodaje de la temporada 20 de The Ultimate Fighter, en breve, ella se convierta en una de las más odiadas del reparto de 16 peleadoras de peso paja.

¿Por qué motivo? Pues bien, si se tiene en cuenta que es una peleadora que ha pasado su carrera peleando en el límite de peso átomo de 105 libras, llegar al límite de las 115 libras de peso paja no es una dificultad, como podría serlo para sus compañeras de reparto.

Lo que será, será.

“Si así es como va a ser", comentó echándose a reír. “No sé si me odiarán, pero posiblemente presuma de ello un poco al comer lo que quiera frente a ellas, te lo aseguro. Eso me valdrá algunas enemigas, sin lugar a dudas".

Cualquier ventaja que puedas obtener en una competencia como esta, debes aprovecharla, y a si bien el pase de Chambers a la división de las 115 libras puede no ser tan complicado, la desventaja es que al pelear, la nativa de Sídney de 5.3 pies de altura perderá un poco en tamaño frente a sus contrincantes. Del mismo modo, eso no es un problema para la imperturbable australiana.

“No me preocupa demasiado", expresó. “Siempre he peleado contra personas de mayor tamaño que yo, por lo que intento sacar provecho de la situación. No tengo que perder demasiado peso, especialmente dentro de la casa, donde pueden presentarse varias peleas. Estoy cómoda como estoy”.

Esto se aplica a la situación de su carrera en general. Chambers, practicante de karate por largo tiempo, hizo la transición a MMA de adulta con un curso rápido de introducción al deporte con varias sesiones en Japón, bajo la dirección de la pionera en pelea Megume Fujii, como también con la veterana de Strikeforce Hitomi Akano.

“Competí en karate en Japón varias veces y realmente quería introducirme en MMA, por lo que fui a Tokio y entrené con ella (Fujii) y con Hitomi Akano, que peleó en Strikeforce. Eso me inspiró verdaderamente a ir tras mi sueño de pelear en MMA. Deseaba fervientemente tener la oportunidad de entrenar con una de las mejores peleadoras de MMA del mundo y no podía dejarla pasar. Entrenar con personas de semejante talla me ayudó a ver en qué situación estaba”.

Pelear en MMA en Australia era una prueba muy dura en ese momento, poco tiempo después de que el UFC hizo su primera presentación en nuestro país. Y ser mujer peladora de MMA era una prueba incluso más ardua, y las barreras para entrar eran aún más difíciles de franquear.

“Me llevó alrededor de un año conseguir mi primera pelea profesional”, rememoró Chambers. “Mis entrenadores intentaron durante un largo tiempo conseguir una pelea y era una tarea muy difícil”.

Finalmente, después de que unas cuantas oponentes dieran marcha atrás, Chambers debutó en mayo de 2010 con una victoria por decisión en tres asaltos sobre Jessica Tolhurst. Dos meses más tarde, participó en otra pelea, pero pasaron casi dos años más hasta que logró otro combate.

“Las cosas eran muy diferentes en ese entonces”, expresó. “Existía una suerte de estigma asociado a la práctica femenina de artes marciales, que no era aceptada tan abiertamente como lo es ahora. Tampoco era algo que me importara demasiado. Siempre me he sentido orgullosa de practicar artes marciales, pero en general la respuesta era negativa”.

Es una historia frecuente entre las peleadoras, que finalmente comenzaron a sentir la llegada de un cambio en el deporte gracias a la introducción de la división femenina de peso gallo y, ahora, de peso paja del UFC. Es el momento que Chambers, de 35 años, estaba esperando, aunque no creía que llegaría a tiempo para ella.

“Recuerdo tiempo atrás cuanto Dana White (Presidente del UFC) decía que no habría mujeres en el UFC y luego sucedió lo de la división de las135 libras”, agregó. “Y eso te hace pensar: ‘bien, tan vez algún día le llegue el turno a la división de las 115 libras’. Honestamente, nunca creí que todavía estaría peleando cuando llegara la división de las 115 libras".

Entonces, ¿alguna vez pensó en darse un atracón para alcanzar la división de las 135 libras?

Ríe.

“Este ha sido mi tamaño durante toda mi vida. Hubiera sido poco realista de mi parte pretender llegar a las 135 libras. Mis entrenadores lo consideraron un par de veces, pero siempre supimos que no era una opción realizable. Algunas de esas chicas son de gran contextura física. Tuve la oportunidad de entrenar con Miesha Tate (retadora al título de peso gallo) cuando estuve en Las Vegas en Xtreme Couture, y realmente existe una gran diferencia de tamaño".

Sin embargo, ese no será el caso de esta temporada del TUF y las cosas están tomando un giro completamente nuevo para "Astro Girl" (que obtuvo su apodo por haber estudiado astrofísica en la universidad).

“Se comenta que será una temporada llena de locura pero muy buena”, agregó Chambers, 4-1, quien ya había estado en la ciudad para ponerse a tono con la diferencia de horarios y, fundamentalmente, con el calor de Las Vegas. “Pude compartir algunos momentos con varias de las chicas durante la semana de las pruebas. Hay personalidades realmente buenas y fuimos todas muy amistosas, pero sé que este es un asunto serio y que una vez que estemos dentro de la casa, las cosas serán diferentes. Todas quieren ganar el cinturón".

Chambers no es la excepción, y si bien participará en un torneo con las mejores peleadoras de peso paja de este deporte, está abocada a perfeccionar su propio ataque y lograr la rendición de su rival.

“Todas esas chicas tienen diferentes fuerzas y una no sabe contra cuál deberá enfrentarse", reflexionó. “Puede ser Joanne Calderwood, que es una golpeadora realmente buena. Puede ser Carla Esparza, una excelente luchadora. Estoy enfocándome en desarrollar mis propias habilidades y reforzar mis áreas de trabajo que lo requieren, voy a imponer mi juego”.

Si lo logra y gana la oportunidad de pelear por el primer título de peso paja del UFC en la final de la temporada, será un gran incentivo no solo para ella sino para todas las peleadoras de Australia. Es un tema que ella no ha considerado todavía, pero en un par de meses, puede ser una realidad, una realidad que ella debería estar en condiciones de manejar.

“La verdad es que no he pensado en eso todavía", comentó. “En este momento, estoy enfocada en mi entrenamiento: en ponerme en forma y ganar fuerza, y en trabajar las cuestiones que necesito. Ese es mi objetivo en este momento. Cuando esté en la casa, me enfocaré en cada pelea cuando llegue su momento. Realmente no he pensado en lo que sucederá ni en cómo cambiará mi vida. Soy una persona muy centrada y no me imagino ser de otra manera”.