Skip to main content

UFC 109 - Mejor que nunca

Por Emiliano Cándido - Randy Couture venció por sumisión en el segundo round a Mark Coleman en la pelea central del UFC 109. En una noche llena de estupendas performances, quienes también se mostraron al ciento por ciento de sus posibilidades fueron Chael Sonnen y Paulo Thiago que consiguieron triunfos bastante inesperados.

Por Emiliano Cándido

Randy Couture venció por sumisión en el segundo round a Mark Coleman en la pelea central del UFC 109. En una noche llena de estupendas performances, quienes también se mostraron al ciento por ciento de sus posibilidades fueron Chael Sonnen y Paulo Thiago que consiguieron triunfos bastante inesperados.

El encuentro estelar de la velada mostró por primera vez a dos integrantes del salón de la fama pelear en el octágono desde que fueron inducidos. Ya en los primeros segundos Couture (18-10) dejó en claro que su velocidad y su mejor adaptación a diferentes estilos sería la clave para salir con la mano en alto.

Coleman (16-10) fue superado en velocidad y su estrategia nunca fue suficiente para frenar los ataques de un Randy que parecía mucho más preparado. Al principio fueron los directos y las combinaciones con los jabs, después fue el boxeo contra las rejas con uppercuts furibundos que pusieron en problemas a Mark.

El segundo round no fue distinto. Rápidamente se fueron contra el octágono, Randy consiguió el derribo y lo montó. En lo que quizás fue lo más sorprendente de la noche, pudo ponerse en posición para hacer un estrangulamiento trasero y  lo logró cuando sólo iban un minuto y 9 segundos de ese asalto consiguiendo su tercera victoria por sumisión y primera desde el 2005.

“El Capitán América” volvió a demostrar que se puede seguir codeando con los mejores ya que con mucha simpleza se deshizo de su rival. Más veloz, más certero en los golpes y sin esquivar el combate ni hacerlo aburrido, Couture se coloca nuevamente en uno de los escalones más altos de la división más competitiva de UFC.

Para Coleman sólo queda ver qué hacer con su futuro. Puede que tena una posibilidad más, pero es muy lejana o quizás el retiro sea la mejor opción para uno de los más grandes de la historia de este deporte.

El mejor combate de la noche fue el co estelar en el que Chael Sonnen sorprendió a propios y extraños y le propino una verdadera paliza a un Nate Marquardt que poco pudo hacer ante la solvencia del ganador.

Marquardt (32-9-2) llegaba a la contienda como el favorito en todas las apuestas, pero desde el principio se lo vio constantemente incómodo ante la estrategia planteada por su rival.

A pesar de ser dos eximios wrestlers y, aparentemente, no se iban a poder derribar, Sonnen (26-10-1) lo consiguió cuantas veces quiso. De esa forma puso a su oponente con la espalda en el piso y no lo dejó hacer prácticamente nada debido a sus constantes ataques.

Si bien Nate pudo levantarse en varias oportunidades, intentaba intercambiar golpes dejándole la chance del derribo latente a Chael quien no dudaba y lo ejecutaba.

Si bien la superioridad fue notoria y la decisión fue clara para el ganador, tuvo algunos sofocones que lo hicieron temer por su victoria. En el primer round Marquardt conectó un rodillazo que mareó a Chael y lo hizo perder el equilibrio. En el segundo un codazo lo cortó y, por poco, la pelea no fue detenida ya que la herida era bastante peligrosa.

Pero el momento más dramático llego a falta de un minuto para que termine el combate. Sonnen fue por un derribo y Nate se las ingenió para aplicar una guillotina muy cerrada. Chael dijo que nunca se iba a rendir y no lo hizo, pero quedó muy cerca de desmayarse. Escapó como pudo y ganó el combate que le da la posibilidad de medirse con el ganador de Anderson Silva y Vitor Belfort.

La otra estupenda actuación de la noche fue la del brasileño Paulo Thiago que venció por sumisión en el segundo round al siempre peligroso Mike Swick y se colocó 2 a 1 en su historial personal contra los integrantes de la American Kickboxing Academy (AKA)

Thiago (13-1) se mostró muy sólido en todos los aspectos del combate. No tuvo miedo en ir a intercambiar golpes con su rival y menos de ser conectado ya que su mandíbula parece ser cada día más dura y noquearlo es casi imposible.

Luego de un primer round parejo Swick (14-4) lo hizo retroceder con un buen golpe, pero no espero el cruzado que venía de contra. Cayó al piso y como pudo se defendió, sin embargo no contó con el estupendo estrangulamiento D’Arce que aplicó Paulo. Mike no se rindió, pero terminó perdiendo el conocimiento cuando iba un minuto y 54 segundos de la segunda vuelta.

Sin lugar a dudas es la mejor presentación de la carrera del brasileño que ya tiene dos triunfos ante gente importante en la división (Koscheck y Swick) y se encamina a ir en busca de la chance titular ante Georges St. Pierre con algunas victorias más, lo único que lo detiene es haber perdido con Jon Fitch.

En las 185 lbs. Demian Maia retomó el camino del triunfo con una importante victoria por decisión unánime ante Dan Miller.

Maia (12-1) decidió no buscar constantemente el derribo y se quedó de pie buscando sus mejores combinaciones. Luego de un cerrado primer round en el que Miller (11-3, 1 NC) conectó los mejores golpes, el brasileño dio lo mejor de sí para hacerse con el segundo. Al ver que su triunfo podía peligrar, en el tercero fue a lo seguro y derribó a su rival para dominarlo en el piso durante los cinco minutos.

De esa manera Demian consigue un triunfo vital para su carrera y se coloca nuevamente entre los medianos que quieren ir en busca de una chance titular.

La primera pelea de la noche mostró a Matt Serra retornar al triunfo tras más de dos años. Esta vez fue por nocaut a los 2:23 del primer asalto sobre un Frank Trigg que está muy lejos de su mejor nivel.

Serra (17-6) no necesitó llevar el combate al suelo para dominar a Trigg (19-8). Con buenos movimientos se hizo el espacio necesario para conectar un derechazo que dejó a su rival por el suelo. Un par de golpes más y el combate ya estaba resuelto a su favor.

Las preliminares estuvieron plagadas de decisiones ajustadas.

Mac Danzig (20-7-1) se sobrepuso a tres derrotas consecutivas y le planteó una pelea muy inteligente a Justin Buchholz (9-5) que poco pudo hacer ante la buena resistencia física demostrada por Mac que le facilitó las acciones en el último y decisivo asalto.

También en los livianos, Melvin Guillard (42-9-3, 1 NC) se sobrepuso a un arranque complicado y venció por decisión unánime al brasileño Ronys Torres (18-2) que no supo aprovechar sus mejores virtudes en el piso. Un mesurado Guillard dijo que irá en busca del cinturón en el año 2011.

Siguiendo en el límite de las 155 lbs. Rob Emerson (11-8, 1 NC) dio muestras de su gran nivel para ganarle con claridad y por decisión unánime del jurado a Phillipe Nover (6-3-1) que parece haber perdido todo el impacto que había causado en The Ultimate Fighter.

En lo que fue una de las mejores actuaciones de la noche, el debutante en UFC Phil Davis (5-0) venció por la misma vía que los demás al ex campeón semipesado de WEC Brian Stann (8-3). Con derribos y un trabajo en el piso excelente, Davis dominó como quiso a su rival que no pudo hacer nada. Queda en el debe para Phil no haber conseguido finalizar la pelea ya que estuvo la mayoría del tiempo con grandes chances de hacerlo.

En los pesos pesados, Chris Tuchscherer (18-2, 1 NC) le ganó en una controvertida decisión mayoritaria a Tim Hague (10-3) y Joey Beltrán (11-3) le arruinó el debut a Rolles Gracie (3-1) derrotándolo por nocaut técnico al minuto y 31 segundos del segundo round.

Otra noche que quedará en el recuerdo de muchos. Couture dio una clase de cómo pelear cuando se tiene muchas ventajas y le dio una buena lección a Coleman. Sonnen demostró que en las artes marciales mixtas no hay favoritos y dio la mejor pelea de su vida para salir con la mano en alto. Así como también Paulo Thiago que cada vez rinde mejor sus exámenes dentro del octágono.

Ahora hay que esperar sólo dos semanas para el próximo evento. Será el 20 de febrero en Australia, cuando UFC visite por primera vez la tierra de los canguros. ¡Atención latinoamericanos! el mexicano Caín Velásquez encabeza esa cartelera frente a Minotauro Nogueira en una pelea que puede definir al contendiente al título… y quien puede sacarnos la ilusión de ver a un hispano parlante con el cinturón de campeón.