Skip to main content

UFC 179: Aldo vs. Mendes, revancha titular

El rey de las 145 libras volverá a toparse con el retador al que noqueó en 2012. Sin embargo, esta vez Mendes llega mejor preparado y con cinco victorias consecutivas en el UFC. ¿Logrará destronar al brasileño?

La imagen todavía se mantiene viva. Enero de 2012 y faltaban apenas segundos para finalizar el primer asalto. Mendes controlaba la espalda y buscaba el derribo, pero un movimiento digno de campeón de José Aldo cambió la historia: giró y clavó un rodillazo impecable contra la cara de su retador, que de forma inminente cayó desmayado al suelo.

Aquel episodio marcó la carrera de Chad, que llegaba invicto y soñaba con arrebatarle el título de las 145 libras al brasileño. Más de dos años después, tendrá la esperada revancha, aunque esta vez se encontrará con cinco victorias al hilo en el UFC sobre el lomo. “Era la primera que peleaba fuera de mi país. Ahora ya sé lo que es estar ahí y llevo varios años peleando en esta promotora. Voy a estar con mucha más confianza”, relató Mendes.

El combate está pactado para el 25 de octubre en el gimnasio Maracanazinho de Río de Janeiro, donde Aldo no pelea desde agosto de 2013, cuando allí venció a Chan-Sung Jung. Lo destacado de esta revancha es que se dará en un momento en el que tanto el campeón como el retador llegan con una importante racha de victorias en fila y mucha motivación.

Además, lo llamativo es que entre estos peleadores rige una bronca particular que quedó evidenciada en uno de los actos de prensa que se realizó para promocionar el UFC 179. En el cara a cara a Aldo se le fue la mano y terminó empujando fuertemente a Mendes. “No tiene sentido lo que hizo. Si no te gusta que esté ahí no vayas al evento. Obviamente que le quiero dar una paliza, pero busco que sea con un final rápido”, contó el retador, enojado por la postura que tomó el actual rey de los plumas.

En cuanto a Aldo, no hay necesidad de describirlo como peleador. De los más completos en las artes marciales mixtas, y con un poder de nocaut y una resistencia física que son de temer, arrastra un invicto de nueve años y ya lleva concretadas seis defensas de su título mundial del UFC. Mendes, conciente de esto, seguramente saldrá a buscar finalizar la pelea en los primeros asaltos, algo que logró en cuatro (tres en el primer round) de sus últimos cinco combates.

Con pocas posibilidades de que este duelo llegue a los cinco asaltos, no habrá ni que pestañear para no perderse un segundo de un cruce que será a puro golpe por golpe. Si bien Aldo parece no ser un peleador de este planeta, esta vez deberá tomar recaudos con un Mendes que nada tiene que ver con aquel al que dejó anestesiado dos años atrás.

Podés seguirme en Twitter: @fedenogueira25