Skip to main content

UFC 189: La Técnica se Roba el Show

En lo que pudo haber sido la sesión de entrenamiento más larga en la historia de UFC, Conor McGregor se llevó las mayores ovaciones de los centenares de aficionados que se reunieron en el MGM Grand en Las Vegas para ver los entrenamientos abiertos de UFC 189. También estuvo Chad Mendes, el rival de McGregor en la pelea estelar del evento, además del campeón de peso wélter, Robbie Lawler, y su próximo retador para la pelea co-estelar, Rory MacDonald.


Conor McGregor salió disparado hacia el público vestido de negro con lentes de sol y la reacción fue la lógica, aplausos, gritos y docenas de aficionados que se le aventaban para tomarse una foto, abrazarlo o por lo menos darle una palmada. Las banderas de Irlanda ondeaban entre la gente que se mostró paciente y atento mientras McGregor realizó una sesión de entrenamiento completa, iniciando con calentamientos y estiramientos para después quitarse su vestimenta y quedarse en una licra. El público lo clamaba y comenzaba a vendarse las manos para trabajar varios rounds de manopleo. Esto fue seguido por rounds de estudio, como un sparring ligero, y por otros rounds de lucha con golpes. La extendida sesión parecía que terminaba pero el irlandés al final se tomó varios minutos más para estirar y enfriar.

“Sólo estaba calentando”, mencionó McGregor cuando Megan Olivi le cuestionó sobre lo que parecía ser la sesión más larga en la historia de los entrenamientos abiertos de UFC. “Esto no es un juego para mí. Esto es negocio y tomo el negocio con mucha seriedad. Soy el mejor peleador y eso mostraré el sábado”.

“Es increíble”, dijo el irlandés sobre el ambiente que se ha vivido en las actividades de la semana. “No creo que Las Vegas sabe lo que les espera en estos próximos cuatro días”.

Sobre el campeón de peso pluma, Jose Aldo, quien tuvo que cancelar su defensa ante McGregor debido a una lesión de costilla un par de semanas previo al evento, el irlandés asentó: “En 2014 hice una entrevista y dije ‘cuando es hora de que pelee conmigo no se presentará’. Tenía la sensación de que no iba a presentarse, y normalmente cuando tengo una sensación sobre algo da justo en el blanco”.

Es así como Chad Mendes recibió una llamada para entrar de suplente, y le representará a McGregor el rival más completo hasta la fecha, y sobre todo, un fuerte luchador que pondrá a prueba la incertidumbre que existe entre las multitudes sobre la capacidad de McGregor de enfrentar un estilo así. El irlandés, sin embargo, simplemente declaró: “Voy a demolerlo completamente”, y en cuanto sus ya clásicas predicciones, “un round, nocaut”.

Los entrenamientos abiertos de UFC 189 sin duda puso más en evidencia el poderío que tiene McGregor con la gente. La afición lo aclama y busca con ansiedad acercarse a él. McGregor lo sabe pero también concede. Al final, el extrovertido peleador de nuevo se acercó a los fans y con más tiempo se dio la tarea de firmar autógrafos, posar para fotografías, selfies, dar y recibir abrazos, intercambiar palabras y sentir la energía y apoyo que tanto busca, y aparentemente, tanto aprecia.

Chad Mendes salió más discreto entre sonrisas y chistes internos que compartía con su compañero de entrenamiento, Urijah Faber. Un poco de lucha y manopleo consistió su sesión, para después imitar un poco los movimientos de McGregor en forma burlesca que despertó los abucheos del público.

A Mendes se le ha considerado en opiniones generales como el peleador más completo cuando se le compara con McGregor, pero con tan poco tiempo de anticipación para el combate, también se cuestiona su tiempo de preparación y si llegará a la pelea en la forma física adecuada para realizar una pelea de cinco rounds.

“Que eso piense la gente”, dijo Mendes, asegurando que va a salir el sábado en la noche y “dar una paliza”.

El campeón de peso wélter fue otro que se llevo fuertes aplausos. “Estos tipos están trayendo mucha emoción al ambiente”, dijo Lawler sobre los aficionados, declarando que dará un gran espectáculo en UFC 189.

Antes de haberse convertido en el campeón, Lawler había enfrentado previamente a MacDonald, venciéndolo por decisión en UFC 167. Pero ahora el campeón aseguró: “Lo que voy a hacer diferente esta vez es que lo voy a noquear. Los fanáticos deben de esperar de mí el mejor peleador del mundo saliendo este sábado para darles un gran espectáculo”.

Rory MacDonald, por su parte, apareció y realizó un breve trabajo de sombra. Mostró unas manos veloces, cambios de nivel en su guardia, lanzó unos golpes y un par de patadas antes de despedirse rápidamente del público. El canadiense mostró poca emoción pero explicó de manera concreta: “Estoy muy enfocado. Soy una persona más enfocada que antes. Soy un individuo enfocado y en la pelea en general, no sólo esta pelea. Desde que perdí [ante Lawler] me reenfoqué y me motivó de nuevo para hacer lo que amo, así que creo que soy un peleador más apasionado y voy a salir a cerrar esta pelea. Voy por un nocaut o una sumisión, pero voy a mantener la pelea técnica y mantener mi ritmo”.

De esta manera, los aficionados recibieron la primera prueba del talento que se vivirá en UFC 189 este 11 de julio de 2015 en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.