Skip to main content

UFC Adelaide: Cuatro peleas, cuatro nocauts

Estos son los resultados de la cartelera estelar del UFC Fight Night: Miocic vs. Hunt que se realizó en Adelaide, Australia.


Robert Whittaker noquea Brad Tavares (#14) en la coestelar de la noche en un duelo de 185 libras

Round 1
Una patada de Whittaker le abre la puerta para lastimar a Tavares y rematarlo con tres puños que desconectaron a Brad y el neozelandés se lleva el triunfo a los 44 segundos del round.

Robert Whittaker: “Salí con un objetivo y lo cumplí. Es un oponente muy rudo y me convertí en su fan desde su pelea con Marquardt. Esto es lo que soy y fue un honor para mí el haber peleado en mi hogar y conseguir la victoria”.


Sean O’Connell derrota por TKO a Anthony Perosh en la categoría de los semipesados (205 libras)

Round 1
Sean O’Connell comienza fuerte sobre Anthony Perosh con poderosas combinaciones de puños que lastiman al australiano y que lo dejan sin oportunidad de reponerse y de responder por lo que el referee detiene el duelo en los primeros instantes del primer episodio.

Sean O’Connell: “Sabía que tenía que mantener la pelea de pie y actuar rápido porque si íbamos al suelo, él tendría ventaja. Tuve una estrategia inteligente, con mucho movimiento y elegí bien mis golpes.”

Anthony Perosh: “Creo que detuvieron la pelea muy rápido. Estaba preparado para continuar. Él fue más veloz que yo e implementó su plan antes que yo”.

James Vick somete con un Guillotine Choke a Jake Matthews en la división de las 155 libras
 
Round 1
Matthews intenta el takedown sobre Vick, pero la defensa es buena y resiste el castigo en la reja; sin embargo, Jake lo consigue y lleva a la lona a su rival para buscar la espalda de su rival. Matthews ataca con sus puños y el rostro de Vick ya lo resiente y responde con patadas sin potencia para lastimar a Jake.

El australiano continúa con diversas combinaciones de boxeo que le dan confianza en el octágono y que le permiten ir hacia delante. Las rodillas de Vick alcanzaron la cara de Matthews, aprovecha el desconcierto del local, toma su cuello y lo somete con un Guillotine Choke.

James Vick: “Me siento muy bien y quiero seguir invicto. Yo no era el favorito, pero en mi mente siempre soy el favorito. ¡Funcionó!”

Jake Matthews: “Tengo el corazón roto. Nunca me sentí en peligro, pero él encontró su oportunidad y la aprovechó”.