Skip to main content

UFC Celebra: La sangre latina del UFC

UFC celebra el Mes de la Herencia Hispana con una serie de artículos para festejar la presencia latina en el Octágono.

La globalización de las artes marciales mixtas ha ido de la mano con la expansión de UFC alrededor del mundo, y con la tradición de deportes de combate en Latinoamérica, la región no se ha quedado atrás.
Hace diez años, cuando Forrest Griffin y Stephan Bonnar se enfrentaron en la final de la primera temporada de The Ultimate Fighter, el mundo de las artes marciales mixtas cambió. De pronto el deporte se insertaba en la masividad de los medios estadounidenses, y desde entonces, el MMA se ha ido estableciendo con un crecimiento constante y estable dentro del a cultura general. Latinoamérica siempre ha tenido tradición de deportes combativos, y el movimiento de las MMA estaba presente, pero al igual que en los Estados Unidos, la primera temporada de The Ultimate Fighter Latinoamérica trajo el deporte a la masa, y tal como se esperaba, el movimiento explotó en toda la región para iniciar una nueva etapa.

Es cierto que aún hay mucho por dónde crecer, y siguen haciendo falta gimnasios, apoyo y una educación general de lo que es el deporte, pero sin duda el MMA ha tenido un rápido ascenso en toda Latinoamérica, y sus mayores representantes ya se presentan sobre el octágono, bandera en mano y con las ruidosas porras latinas apoyando.

México tiene una larga historia en los deportes de combate y ha sido uno de los países latinoamericanos con mayor presencia dentro del octágono. Aunque ha tenido representantes como Efraín Escudero – ganador de TUF 8 – y Edgar García haciendo papeles importantes, al igual que mexicano-estadounidenses cargando la bandera en alto como Cain Velasquez e incluso Tito Ortiz en una época pasada, no fue hasta que Erik “Goyito” Pérez pisó con contundencia el octágono que el público mexicano sentía que uno de los suyos por fin había llegado a lo más alto. El oriundo de Monterrey, Nuevo León debutó a sus 22 años en UFC, ganando sus primeras tres peleas por finalización en el primer round.

The Ultimate Fighter Latinoamérica demostró ser una plataforma importante para el talento mexicano y los nombres de Yaír “Pantera” Rodríguez y Alejandro “Diablito” Pérez marcaban historia como los primeros ganadores del reality, a lado de otros peleadores importantes como Gabriel “Moggly” Benítez hacían dejaban una gran impresión. Por otro lado, el veterano Akbarh Arreola llegaba y México establecía su presencia en UFC.

Los fanáticos argentinos de hueso colorado podrán recordar a Alex Schoenauer como uno de los suyos, y apareció sobre el octágono en esa época de TUF 1; pero el país tuvo su primer gran éxito con Santiago Ponzinibbio, un platense que se aventuró a Brasil donde se hizo de un hogar y su camino a TUF Brasil. Para la sorpresa de todos, Ponzinibbio se ganó al público brasileño y le entregó el primer triunfo a Argentina en UFC. Otro nombre importante es el de Guido “Ninja” Cannetti, quien se hizo de fama con su participación en TUF Latinoamérica 1, y aunque no tuvo éxito inicial, viene de obtener su primera victoria sobre Hugo Viana. Pero hay que anotar el nombre de Nazareno Malegarie, quien también llegó mediante TUF Brasil.

TUF Latinoamérica 1, sin embargo, dejó una huella regional sobre el octágono. Colombia puso a Alexander Torres y Fredy Serrano presentes, Chile presentaba al joven Diego Rivas, Nicaragua al talentoso Leonardo Morales, y Ecuador apenas celebró el primer triunfo de Marlon Vera, quien además se consiguió un bono de la noche por su finalización con barra de brazo con triángulo.

Aunque todos estos nombres son familiares con su exposición actual, otros latinoamericanos habían hecho travesías y sacrificios como tantos han hecho para mejorar su calidad de vida, aunque en sus casos, incursionando dentro del MMA.

La ola cubana de atletas incluye a figuras de renombre como Yoel Romero, quien está entre los mejores cinco de la división mediana, Héctor Lombard, quien ha sido una figura temida en los wélter. Alex García salió de la pequeña República Dominicana hasta encontrar casa en Tri Star Gym junto a figuras como Georges St-Pierre, ganando tres de cuatro combates en UFC hasta la fecha. El venezolano Máximo Blanco partió a Japón con una beca de lucha y pasó al MMA hasta pisar el octágono. Mientras tanto, la mexicana Jessica Aguilar colocaba su nombre entre las mejores peleadoras del mundo y recientemente hizo su esperado debut en UFC.

Una nueva ola de peleadores latinoamericanos surgirá de la segunda temporada de TUF Latinoamérica y aunque presentará dos talentos peruanos, hay que recordar al histórico Tony DeSouza, un peruano que apareció en TUF 5, y consiguió dos victorias en UFC 31 y UFC 32.

Así que Hispanoamérica fue marcando una huella discreta desde hace muchos años, pero la acelerada expansión del UFC dentro de la región en los últimos dos años ha provocado una nueva ola creciente de Latinos, quienes pronto querrán presumir su primer campeón en UFC.