Skip to main content

UFC Fit: ¡Pierda lo que Ganó!

¡Prueba UFC Fit y únete a la comunidad que está cambiando su estilo de vida! Entrena como peleador y obtén resultados que nunca imaginaste. 

Después de dos semanas de entrenamiento y de una alimentación más balanceada a la que solía a llevar, mis hábitos están cambiando. Ya no es un sacrificio invertir tiempo en hacer ejercicio; de hecho, se ha convertido en un momento para escuchar a mi cuerpo, convivir con él y transformar los malos pensamientos en energía positiva. Superado el día 14 es difícil que quieras renunciar.

Uno de los consejos de Mike Dolce es enfrentar la tentación. En el prólogo del manual incluido en el paquete de UFC Fit, Dolce comenta que su perdición son los chocolates y que para no desviarse de su objetivo mantiene uno de sus favoritos en la mesa que se encuentra al lado de su cama. Pero, ¿esto cómo ayuda a continuar por el camino de una vida saludable? “Todas las mañanas volteo y veo ese delicioso chocolate. Es obvio que me lo quiero comer, pero entonces es cuando mi mente se fortalece y digo: ¡No me vas a vencer. Hoy voy a ser más fuerte que tú. ¡Es un reto!”.

Por lo general, las fiestas navideñas nos dejan con una resaca de varios kilogramos encima; sin embargo, mi caso no fue igual que en los años anteriores.

Las medidas del día 14 en comparación con el día uno fueron las siguientes:

- Peso:
Día 1: 61.6 kg Día 14: 58.2 kg
- Cintura: 75 cm
Día 1: 75 cm Día 14: 72 cm
- Abdomen
Día 1: 83 cm Día 14: 78.5 cm
- Cadera:
Día 1: 104 cm Día 14: 102 cm

Fue un gran reconocimiento al esfuerzo de estas primeras dos semanas. Estoy entusiasmada porque aún quedan siete semanas del programa y no puedo imaginar los cambios que podré alcanzar en este tiempo. Además, la comida no está siendo un problema, pues la variedad de las recetas sugeridas permiten tener un menú con diversos colores y sabores que hacen más fácil y placentero el cambio.

No solamente son importantes los cambios externos. Me siento fuerte física y mentalmente. El insomnio se ha ido, la inflamación abdominal ha reducido, mi estado de ánimo ha mejorado, la piel se ha vuelto más tersa y mi energía está al 1000%. Y aunque no todo es color de rosa porque también he sacrificado algunos antojos, creo que vale la pena.

Ya estamos en enero y los propósitos del 2015 no se van a cumplir por arte de magia. Recuerda que el verdadero cambio viene de uno mismo y la motivación sale del corazón así que es tu decisión experimentar un nuevo estilo de vida y ser parte de la comunidad de guerreros que han comenzado su transformación. ¡Arriésgate! ¡Nuevo año, nuevos retos!