Skip to main content

Un regreso muy esperado

Por Emiliano Cándido - Tras más de un año de ausencia Tito Ortiz vuelve a UFC para enfrentarse con el ex campeón de los pesos semipesados, Forrest Griffin, en la pelea central del evento a disputarse en el Mandalay Bay Events Center en Las Vegas, Nevada. La segunda pelea en importancia será entre dos de los mejores noqueadores de las 170 lbs. Josh Koscheck y Anthony Johnson.

 

Por Emiliano Cándido

Tras más de un año de ausencia Tito Ortiz vuelve a UFC para enfrentarse con el ex campeón de los pesos semipesados, Forrest Griffin, en la pelea central del evento a disputarse en el Mandalay Bay Events Center en Las Vegas, Nevada. La segunda pelea en importancia será entre dos de los mejores noqueadores de las 170 lbs. Josh Koscheck y Anthony Johnson.

Dos ex poseedores del cinturón de los semipesados se miden en una de las revanchas más pedidas y esperadas de los últimos tiempos. En la primera oportunidad, allá por abril del 2006, Ortiz se impuso por decisión dividida luego de tres duros asaltos. En la sumatoria de los rounds la mayoría de la gente vio ganador a Griffin pero dos de los jueces opinaron lo contrario.

Este sábado 21 de noviembre, tendrá la posibilidad de saldar esa deuda. Pero hoy son dos peleadores completamente diferentes. Ortiz (16-6-1) sufrió una lesión en la espalda que lo mantuvo mucho tiempo fuera de acción por lo que se hace complicado dar un pronóstico de su nivel.

En cambio Griffin (16-6) ha saboreado las mieles del éxito tras hacerse con el cinturón de la división más complicada de la empresa de Dana White. Pero sus últimas dos presentaciones demuestran un presente distinto: derrotas ante Rashad Evans y Anderson Silva (esta última verdaderamente humillante)

Es por eso que habrá un enfrentamiento distinto y duro para predecir. Tito saldrá a cortar los golpes de su rival, ir al clinch contra las rejas y llevar las acciones al piso, mientras que Forrest trabajará con su larga distancia y patadas a las piernas evitando justamente lo planteado por Ortiz. En teoría sería esa la fórmula que deberían utilizar, pero nunca se sabe por lo impredecible de estos dos competidores.

En los pesos welter dos de los golpeadores más fuertes de la división ingresarán al octágono cuando estén frente a frente Josh Koscheck y Anthony Johnson en lo que promete ser uno de los mejores combates de la noche.

Koscheck (15-4) tiene la ventaja de la experiencia, ya que hace mucho que forma parte de esto y sabe cómo manejarse ante los mejores de la división. Si bien ha cambiado su estilo y se transformó en un kick bóxer con una mano muy pesada, nadie descarta que vuelva a sus orígenes, busque el derribo y el dominio de las acciones en el piso.

Por su parte Johnson (8-2) tiene consigo la capacidad atlética y la potencia necesaria para noquear a cuanto rival se le ponga delante, aunque también posee un muy buen wrestling que por ahora no ha usado en demasía. El gran problema de Anthony es que, al ser un peleador muy grande, se le complica a la hora de marcar el peso por lo que podría llegar muy deshidratado y tener algunos problemas con el correr de los minutos.

En otra pelea correspondiente a las 170 lbs. el brasileño Paulo Thiago le dará la bienvenida al debutante Jacob Volkmann. Este combate fue promovido a la cartelera principal debido a que Karo Parisyan argumentó tener problemas con su licencia y no se enfrentará con Dustin Hazelett.

Thiago (11-1) es experto en Brazilian Jiu Jitsu y demostró tener buenas manos cuando noqueó sorpresivamente a Koscheck en su debut. Vale destacar que su última presentación fue con derrota ante Jon Fitch, pero no muchos tienen la “suerte” de medirse con dos de los mejores welter en sus dos primeras peleas.

Volkmann (9-0) es un especialista en grappling estadounidense que ha tenido varios galardones en esa disciplina. Su record invicto, con 8 triunfos antes del límite, demuestra que ha realizado una buena transición a las artes marciales mixtas, por lo que intentará llevarse un triunfo en su presentación.

En una de las peleas que promete ser la mejor de la noche habrá un duelo brasileño. Luiz Cane enfrentara a Antonio Rogerio “Minotoro” Nogueira, el hermano del ex campeón interino pesado de UFC, en las 205 lbs.

Sin dudas es un combate del cual se espera mucho por el estilo de los competidores. Cane (11-1, 1 NC) demostró un estupendo Muay Thai en sus anteriores presentaciones, sumado a un gran manejo de las distancias. A esto debemos sumarle que nunca fue probado en el suelo, donde presume ser cinturón negro en BJJ.

Nogueira (17-3) es un estupendo boxeador y posee una gran capacidad de asimilación de castigo y, en caso de tener que llevar las acciones al piso, es muy respetado debido a sus estupendas transiciones. Si bien en ese aspecto no llega al nivel de su hermano, ha sido uno de los pocos capaces de someter a Dan Henderson.

La primera pelea de la cartelera televisada por el sistema Pague-Por-Ver será un emocionante duelo en la división welter. El ganador de TUF 7, Amir Sadollah, se enfrentará con Phil Baroni quien regresa al octágono tras varios años de ausencia.

Sadollah (2-1) viene de perder rápidamente frente a Johny Hendricks por lo que necesita una victoria urgente para recuperarse. Se valdrá de su boxeo tailandés para conseguirla, pero también de su excelente condición física, la cual puede cumplir un papel preponderante con el correr de los minutos.

Baroni (13-11) no pelea en UFC desde hace más de 4 años. Un “showman” por donde se lo mire, Phil siempre deja todo en sus combates, hasta que se cae físicamente. Ese es el problema que acarreó durante toda su carrera. Si mejoró su estado aeróbico puede dar pelea, pero si no lo hizo, deberá encontrar una mano salvadora al comienzo.

En preliminares que serán transmitidas por Spike TV podremos ver dos grandes choques ya que los ganadores podrán conseguir oportunidades ante rivales de la elite de sus categorías.

El primero de ellos es entre dos competidores de las 170 lbs. que vienen de caer derrotados en su anterior presentación. Ben Saunders intentará retomar su mejor nivel cuando se enfrente al siempre combativo Marcus Davis.

Saunders (7-1-2) es un peleador muy completo. Con un eximio Muay Thai y buenos movimientos en el piso puede complicar a cualquiera que se le ponga enfrente. Además otro dato a destacar es la altura y la potencia que tiene para la división.

Davis (21-6) es un ex boxeador profesional que se ha metido de lleno en el mundo de las MMA y vaya que lo ha logrado. Obviamente su principal arma está en el intercambio de golpes, pero tiene una defensa de derribos muy buena y transiciones que son muy destacables. Si van al piso podría aprovecharse de los largos brazos de su rival, así que Saunders va a tener que cuidarse en ese aspecto.

La otra que transmitirá Spike tiene como protagonistas al ganador de TUF 3, Kendall Grove, midiendo sus fuerzas con el estupendo wrestler, Jake Rosholt.

Grove (12-6) siempre ha hecho gala de un gran trabajo en el clinch, su talla le permite conectar buenos rodillazos y una interesante defensa de sumisiones. Lo que se le complica es mantenerse parado cuando lo intentan derribar ya que se desbalancea muy fácilmente.

Eso es lo que deberá aprovecha Rosholt (6-1) que tiene una forma agresiva de llevar las acciones al piso y un arsenal de sumisiones muy interesante. Esto puede ayudarlo a conseguir un triunfo importante para solventar su posición en UFC, como lo hizo tras poner a dormir a Chris Leben con un excelente triángulo de brazo.

Las peleas que quizás no sean transmitidas muestran interesantes enfrentamientos entre peleadores que pueden obtener un triunfo y colocarse cerca de oportunidades importantes.

En los welter, Brock Larson (27-3) intentará mejorar su última presentación, pero para eso tendrá que vencer al completo Brian Foster (14-4), quien también viene de una derrota en su anterior combate.

La noche la abrirán los pesos livianos. El japonés Caol Uno (25-12-4) buscará un triunfo frente al debutante brasileño Fabricio Camoes (10-4), un gran practicante de BJJ. Mientras que el australiano George Sotiropoulos (10-2) se verá cara a cara con Jason Dent (19-10).

Una noche plagada de excelentes combates pero, sobre todas las cosas, de una revancha que promete ser de las mejores peleas del año. Tito Ortiz regresa a recuperar lo que alguna vez fue suyo mientras que Griffin necesita de una victoria que le de la confianza que le sacó Anderson Silva.

Por otra parte está el debut de Minotoro Nogueira en UFC quien va a plantear una dura lucha frente a Luiz Cane, en lo que promete ser un combate estupendo y no sólo eso, también podría definir un candidato a pelear dentro de poco por el cetro que ostenta Lyoto Machida.

Falta muy poco y sólo queda esperar. Ortiz o Griffin uno de los dos saldrá con su mano en alto. Si gana Forrest la serie estará 1-1 y Tito no se quedará de brazos cruzados. Pero si el resultado es al revés y sale con la mano en alto Ortiz, tampoco lo hará. Quizás pida alguna revancha (Couture o Machida) o tenga otros enfrentamientos igual de atrapantes.

Todo al que le digan UFC tendrá una imagen de Tito en su cabeza. Él quiere que esa imagen sea con el cinturón de campeón nuevamente y no va a parar hasta conseguirlo.