Skip to main content

Diego Sánchez: El Sueño Vuelve A Ser Pesadilla

Diego Sánchez recuerda el día a la perfección. Ordenando servicio al cuarto en un hotel en Las Vegas, le informaban que su tarjeta había sido declinada. Un amigo suyo, quién hacía manejos financieros para Diego, había vaciado su cuenta bancaria.


"La Pesadilla" se había ganado a la afición de UFC después de convertirse en el primer ganador de 'The Ultimate Fighter' y ganar 12 de sus primeras 10 peleas en el octágono con estilo emocionante, agresivo y sin compromisos. Pero había dejado su natal Albuquerque, Nuevo México por el sur de California.

En San Diego perdería el piso. Llegaría una esperada pelea de campeonato ante BJ Penn en UFC 107, la cual en palabras del mismo Diego sería una de las peores actuaciones de su carrera.
Ve>>>Diego Sanchez vs Jim Miller En UFC 196 En Vivo Por Pay Per View

Lo cual nos devuelve a esa noche en Las Vegas. Tocando fondo, Diego decidió contactar a su entrenador Greg Jackson y volvería a Albuquerque con un nuevo enfoque y motivación.

El viejo apodo salió por la ventana y llegaba "El Sueño", y con este nuevo mote regresó la emoción que conocíamos.

Paulo Thiago no sabía que pasaba. Segundos antes había lanzado a Diego Sánchez cuando este intentaba entrar a su guardia, pero ahora el brasileño era quién estaba en el aire. Diego gritaba ante una arena que se ponía de pie, atravesaba el octágono con Thiago en su hombros y lo azotaba en la lona frente a su esquina.

 

"¡Diego! ¡Diego!", los coros de la afición se harían costumbre en esta nueva etapa de su carrera. La pelea ante Thiago en UFC 121 era el inicio de una racha que lo vio llevarse el premio a "Pelea de la Noche" en cuatro de cinco peleas, coronada por un momento que vivirá en la historia del octágono en UFC 166.

Ante el ex campeón ligero de Strikeforce, Gilbert Melendez, Diego tendría una pelea complicada. No le sería fácil superar la ventaja de distancia y optando por golpes de poder, Melendez podía conectar en los intercambios y con un codo abría la ceja izquierda de Sánchez de manera espectacular.

Sánchez seguiría avanzando, hablando con Melendez en todo momento, pidiéndole intercambiar con él. Remando contra la corriente Diego conectaba un uppercut que desplomaba a Melendez a la lona y buscaba la sumisión faltando poco más de un minuto de combate.

El resultado no sería suyo, pero esa pelea sería el prototipo de esta última parte de su carrera. Una arena de pie, coreando su nombre y Diego Sánchez siempre empujando rumbo a la victoria.

Diego haría historia en su más reciente combate. Sin querer quedarse fuera de la primer función de UFC en Monterrey, Nuevo León, y pelear en México por primera vez, decidía bajar a las 145 libras para enfrentar a Ricardo Lamas e igualar a Kenny Florian como los únicos peleadores en la historia del octágono en pelear en cuatro divisiones diferentes.

"El Sueño" tendrá un compromiso en UFC 196 que a todas luces grita "Pelea de la noche".

Enfrentando al veterano Jim Miller la noche del 5 de marzo, Diego Sánchez buscará mostrar una vez más que siempre será garantía de un duro combate, garantía de espectáculo, y uno de los favoritos de la afición.