Skip to main content

From the octagon: George Sotiropoulos, the dream came true

Por Emiliano Cándido - Haber estado casi un año y medio sin pelear puede incomodar a cualquiera. La derrota normalmente llega y una catarata de excusas se presenta. Todo lo contrario sucedió en este caso, George Sotiropoulos en ese tiempo que estuvo fuera tomó una decisión y se propuso pelear en los pesos livianos. Hoy, dos triunfos consecutivos después, le cae del cielo la posibilidad que soñó durante toda su vida.

 

Por Emiliano Cándido

Haber estado casi un año y medio sin pelear puede incomodar a cualquiera. La derrota normalmente llega y una catarata de excusas se presenta. Todo lo contrario sucedió en este caso, George Sotiropoulos en ese tiempo que estuvo fuera tomó una decisión y se propuso pelear en los pesos livianos. Hoy, dos triunfos consecutivos después, le cae del cielo la posibilidad que soñó durante toda su vida.

El UFC 110: Nogueira vs. Velásquez será el primer viaje del octágono a las tierras australianas. Sotiropoulos siempre se había ilusionado con esa posibilidad de pelear como local en el mayor evento del mundo. Pero nunca había estado tan cerca como hoy, cuando el próximo sábado ingrese a defender a su país ante el experimentado Joe Stevenson.

La carrera del oriundo de Victoria en la empresa de Dana White comenzó, al igual que la de muchos, en The Ultimate Fighter. Candidato a ser finalista, cayó sorpresivamente por nocaut una ronda antes frente a Tommy Speer.

A pesar de eso, su nivel hizo que le den una oportunidad y vaya que la aprovechó. Primero sometió a Billy Miles y luego le ganó por nocaut técnico a Roman Mitichyan. Su nivel era bueno y se mantenía acorde al de los pesos welter.

Pero desde ese momento comenzó un camino muy espinoso para George. Una racha de lesiones lo dejó fuera de acción por un año y 4 meses hasta que tuvo la posibilidad de regresar. Con el tiempo transcurrido su idea fue cortar peso y pelear en los livianos. Los resultados hablan por sí solos. En tres meses consiguió dos triunfos por sumisión en el segundo round (George Roop y Jason Dent).

Este sábado buscará comenzar de la mejor manera posible el 2010 cuando se enfrente con el siempre peligroso Joe Stevenson, en lo que será la pelea más importante de la vida del australiano.

“Creo que es una gran pelea y un aumento enorme en el nivel de mis rivales en UFC. Joe ha peleado por el título y ante los mejores de la división. Tiene mucha experiencia, boxea bien, pero lo mejor que tiene es su wrestling y la defensa de las sumisiones. Tendré que mantenerme tranquilo y no llevarlo al piso sin pensarlo antes porque también me tengo que cuidar de lo peligroso que es haciendo guillotinas”, comenta sobre su rival.

Lo que tiene a su favor es que muchas de las personas que irán a ver el evento lo conocen y lo alentarán. Eso es algo a lo que no está acostumbrado ya que nunca peleó en un show grande cerca de su casa. ¿Será una presión o el apoyo estará de su lado? La respuesta habla por sí sola.

“Estoy muy emocionado por la oportunidad que me dieron de poder pelear en mi país, frente a todos mis familiares y amigos. Esto es algo que nunca me hubiera imaginado y me encanta que suceda”, dice orgulloso de esta posibilidad.

También recuerda sus inicios del deporte cuando esta chance parecía una verdadera utopía.

“Cuando yo empecé en esto, en el año 2004, no era prácticamente nada. Era un deporte muy chico y los eventos se hacían en pequeños gimnasios. UFC ayudó tremendamente en el crecimiento y en la popularidad de las artes marciales mixtas y los fanáticos lo demostrarán el sábado”, declara ilusionado.

La participación en TUF todos la toman como algo muy complicado mentalmente. El caso de Sotiropoulos parece ser diferente ya que estar solo lo ayudó a centrarse mucho más en las prácticas.

“Fue una experiencia sensacional, algo que disfruté mucho porque siempre me encantó entrenar. Además practicábamos tres veces por día y no nos debíamos preocupar por los problemas que se pueden generar en tu casa todos los días. Si bien fue duro no estar con la familia, estuvo muy bueno para poder enfocarme plenamente en mi carrera”, relata.

Hablando de entrenamientos, George da a conocer cuáles son los puntos en su forma de pelear que necesita pulir para llegar a la cima de la lista de los livianos.

“Quiero mejorar en todo. Principalmente a la hora de intercambiar golpes. Si bien ya me acostumbré al peso me siento un poco lento para hacer combinaciones. En el piso también debo mejorar, pero obviamente no es mi prioridad porque es una faceta que manejo desde hace mucho más tiempo”, reconoce.

Su objetivo es el que tienen muchos otros peleadores, pero sus características lo hacen un oponente peligroso para cualquiera y por eso puede transformarse en realidad si se mantiene tan activo como en los últimos meses.

“Quiero ser campeón y el mejor peleador. Por eso tengo que seguir entrenando y puliendo mis errores. Así las victorias y las oportunidades llegarán y yo estaré preparado para quien sea que pongan frente a mí”, expresa.

Y para finalizar deja algunas palabras para los seguidores del deporte.

“Nunca dejen de apoyarnos. Les estoy muy agradecido por todo el apoyo que me dan y espero darles un buen show ante Joe Stevenson”.

George Sotiropoulos, un peleador de 32 años al que le falta mucho para llegar a su techo. A pesar de eso ha dado grandes combates y se mantiene invicto en UFC por lo que seguir soñando no le cuesta nada. Joe Stevenson es un rival muy duro, pero los ojos de George están puestos en el cinturón de campeón y hará lo imposible por conseguirlo.